Antídoto contra la ansiedad: quedarse en casa el fin de semana potencia la salud mental

Woman Relaxing with Dog

Antídoto contra la ansiedad: quedarse en casa el fin de semana potencia la salud mental

La cotidianidad de stress y trabajo a la que está expuesta el ser humano en la sociedad moderna, se ha convertido en una de las primeras causas de padecimientos emocionales. Las preocupaciones económicas, políticas, laborales, pueden ser mejor llevadas cuando estamos en un espacio físico que nos permita conectarnos con nosotros mismos.

La casa, nuestros hogares, “se están volviendo los lugares donde realmente podemos relajarnos, un antídoto, y permanecerá así durante muchos años” según explica Lisa White, directora del departamento de Lifestyle & Interiors de la consultoría internacional WGSN.

Ya en el año 2015 Lifestyle & Interior, apostó al housewarming (algo así como “calentarse en casa”), como una corriente en la que los consumidores buscan redescubrir el arte de vivir el momento, de gozar de su espacio y de los seres que lo habitan o son bienvenidos a él.

Esta tendencia sociológica se fundamenta en la necesidad de un refugio seguro en el mundo occidental, busca reivindicar el papel acogedor y reconfortante de la casa para disfrutarla, sea esta fija o temporal.

Tú casa, tu antídoto

Gemma Riberti, experta en adecuación de viviendas de Lifestyle & Interior, describió con estas palabras una tendencia relacionada para 2017, en una conferencia anual del sector en Hong Kong, el grounded living (estar conectado a la tierra): “La gente quiere sentirse en casa donde esté. Ha dejado de ser un lugar, es un sentimiento. Y el objetivo de su diseño es crear un espacio calmo al que siempre te guste volver”.

Esta tendencia está modificando cada día más lo que algunos expertos llaman la actitud FOMO (miedo a perderse cualquier ocasión social) por el JOMO (la alegría de perderse) y el FOGO (el temor a salir), un recogimiento que, fundamentalmente, contribuye a potenciar un organismo más saludable.

El doctor Vicente Saavedra, de la clínica Medicina Integral de Barcelona, explica “Nuestras células y órganos necesitan del descanso para repararse. Un cierto grado de diversión es necesario. Pero si se vuelve una forma de vida es absolutamente insano, física y mentalmente. Cada persona tiene su propio punto de equilibrio. Para encontrarlo es necesario el autoconocimiento, pero la sociedad actual (con valores cada vez más alienantes y materialistas, de consumismo y prisas) no nos encamina a desarrollar la propia responsabilidad sobre nuestra salud. Somos infelices y ansiosos”.

La tendencia a quedarse en casa, conocida también como “Nesting”, busca combatir esta dolorosa realidad, potenciando los momentos con uno mismo para dedicarlos a la cotidianidad del hogar.

Varias terapias terapéuticas están siendo recomendadas para combatir la ansiedad y depresión. De hecho la cocina ya es una herramienta terapéutica popular en países como EE.UU. o Reino Unido. La repostería ha demostrado ser una de las más eficaces, según un estudio publicado en British Journal of Occupational Therapy.

La lectura es una las actividades en casa que reduce el riesgo de demencia, según BMJ. Para el estrés del día, un estudio de Journal of Health Psychology recomienda la jardinería en la terraza, que baja los niveles de cortisol (hormona que lo provoca) en mayor medida que la lectura.

“Pararnos en medio de este mundo de locos, conectar con nosotros mismos, con nuestros sentimientos y pensamientos para poder ver hacia dónde vamos, y orientar nuestro destino correctamente, es una absoluta necesidad humana para tener buenas relaciones, disfrutar de las cosas sencillas y gratis que ofrece la vida, así como para cuidar de nosotros, de los nuestros y afrontar los problemas eficientemente con una buena actitud”, concluye el doctor Saavedra.

AMR

Artículos relacionados