Almagro y Marco Rubio, ante el Senado estadounidense, declaran su apoyo al golpe de Estado en Venezuela

Almagro y Marco Rubio, ante el Senado estadounidense, declaran su apoyo al golpe de Estado en Venezuela

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, hizo acto de presencia este miércoles en el senado estadounidense para intervenir durante la discusión del “caso Venezuela”.

El escenario fue una audiencia del Comité de Asuntos Extranjeros del Senado estadounidense en la que Almagro solicitó a la Casa Blanca asfixiar aún más a la asediada economía venezolana bajo el supuesto argumento de “restaurar la democracia” y literalmente pidió al gobierno estadounidense “mayor presión económica” contra Venezuela.

“Queremos que se restablezca la democracia; en Venezuela no hay separación de poderes, queremos que se aplique la ley… Ellos (Gobierno) están proponiendo una Asamblea Nacional Constituyente en la que no participa el pueblo”, dijo Almagro, quien ha tomado como labor casi particular el asedio a Venezuela desde la política exterior.

Almagro, quien se presentó a sí mismo como un supuesto “mediador”, arremetió contra los dirigentes principales del chavismo como el ministro de Defensa, Valdimir Padrino López, a quien acusó de “haber puesto a los cuerpos de seguridad contra los protestantes”; así como contra Diosdado Cabello y Tareck El Aissami, a quienes relacionó con “el narcotráfico”. Además habló ante los norteamericanos del supuesto “colapso del estado de derecho en Venezuela”.

Durante la discusión no podía faltar la intervención del senador norteamericano Marco Rubio, otro de los principales detractores del Gobierno Bolivariano, que lanzó esta severa amenaza:

“La democracia venezolana está en peligro y el tiempo se agota. Tengo esperanza que la Constituyente pueda evitarse, pero el tiempo se está acabando”.

Tal parece que los actores promotores de una guerra no convencional contra Venezuela están bien definidos, así como el escenario desde donde se frotan las manos a la espera de una intervención extranjera para apoderarse de los recursos naturales de la nación suramericana.

CC

Artículos relacionados