7 comedias para curarse en salud

«El humor tiene la capacidad de devolverte la certeza de que la vida vale la pena. Y uno se salva, a veces, por el chiste, por el mágico sonido de la risa, que puede no ser tu risa; por la escondida capacidad de tomarte el pelo, de verte desde afuera y reírte de vos mismo». Eduardo Galeano

Para vencer la pandemia de Coronavirus no sólo son necesarios la higiene y el aislamiento social. También es fundamental cuidar nuestro equilibrio mental y fortalecer el sistema inmunológico. En estos días de cuarentena el encierro, la falta de contacto físico, la sobreexposición a noticias catastróficas y de incertidumbre sobre el futuro nos obliga a protegernos tanto lo físico como en lo emocional. Para ello la risa y el sentido del humor son imprescindibles.

El médico estadounidense Hunter Doherty, «Patch», Adams asegura que «La risa aumenta la oxigenación de la sangre, abre las arterias mejorando la circulación sanguínea y es un buen ejercicio para disminuir la presión arterial. Todo esto es beneficioso y positivo para los elementos respiratorios y cardiovasculares, además de aumentar la respuesta de nuestro sistema inmunológico”.

VTactual les invita a disfrutar de unas cuantas sesiones de Risoterapia a través de 7 comedias de todos los tiempos que podrás disfrutar en línea, sólo o en familia.

  1. ¿Y dónde está el Piloto? (1980)

Se trata de una parodia de las cintas del género de cine catástrofe que estuvieron de moda a finales de la década del 70, entre ellas Aeropuerto 75. En el año 2000, el American Film Institute la catalogó como la décima en su lista 100 Years… 100 Laughs de las cien películas más divertidas. Ese mismo año, los lectores de la revista Total Film la votaron como la segunda mejor comedia de todos los tiempos. También obtuvo el segundo lugar en la lista británica de Channel 4 de las cincuenta mejores películas de comedia, solo superada por La vida de Brian, del grupo Monty Python.

  1. Full Monty (1997)

Este film inglés dirigido por  Peter Cattaneo y protagonizado por Robert Carlyle, Mark Addy y Tom Wilkinson estuvo nominado a cuatro Premios Óscar en 1998. Demuestra que frente a la desgracia del desempleo y la pobreza, queda la risa, la música y la imaginación para montar un espectáculo de striptease masculino muy poco convencional: hombres comunes y corrientes, gordos, flacos, viejos, jóvenes, blancos y negros que no tienen nada de símbolo sexual.

  1. Los Dioses deben estar locos (1980)

Es una comedia escrita y dirigida por Jamie Uys. Filmada enteramente en Botsuana con bajo presupuesto. Fue todo un éxito por lo que posteriormente se produjeron cuatro secuelas. Relata la historia de Xi y su tribu que viven felizmente en el desierto del Kalahari. Un día, una botella de Coca-Cola cae desde una avioneta que sobrevolaba el lugar. Inicialmente, la tribu de Xi cree que este extraño artefacto es otro «regalo» de los dioses y le dan múltiples usos. A diferencia de lo que poseían antes, esta vez hay una sola botella y deben compartirla. Esto comienza a causar conflictos entre la tribu y Xi anuncia a los ancianos que hará un viaje hacia el fin de la Tierra para deshacerse de la botella, a la cual han llamado «la cosa maligna».

  1. La vida de Brian (1979)

Es considerada la obra maestra del grupo de comedia inglés Monty Phyton. Relata la historia de un judío que nace el mismo día que Jesucristo y ya de adulto es varias veces confundido con él. Fue un éxito de taquilla: logrando la cuarta mayor recaudación de cualquier película en el Reino Unido en 1979, y la más alta de cualquier película británica en los Estados Unidos ese mismo año. Es considerada como «la mejor película de comedia de todos los tiempos» por varias revistas especializadas y cadenas de televisión.

  1. La cena de los idiotas (1998)

Es una película francesa escrita y dirigida por Francis Veber e inspirada en la obra de teatro homónima, escrita por él mismo. Pierre Brochant se reúne todos los miércoles con sus amigos en una cena en la que se disputan el honor de ser quien lleve al invitado más idiota. En esta ocasión, Brochant no ha encontrado aún a un incauto al que llevar, por lo que se deja aconsejar por un amigo, que le recomienda llevar a François Pignon, un funcionario de hacienda obsesionado con fabricar con fósforos réplicas en miniatura de construcciones famosas. Como aún no lo conoce, Brochant decide invitarlo a su casa, lo que se verá que es una de las peores decisiones que jamás haya tomado. Obtuvo 6 nominaciones a los Premios César ganando 3 de ellas: mejor actor, mejor actor de reparto y mejor guión.

  1. Cantinflas: “Ahí está el detalle” (1940)

Dirigida por Juan Bustillo Oro, fue la primera película en la que Mario Moreno, Cantinflas, tuvo el papel principal. Se completó en solo tres semanas y los problemas presentados fueron los derivados de la improvisación de Cantinflas sobre lo que él consideraba era un guion mal escrito. Cantinflas cambió el sentido del humor convencional del director Juan Bustillo Oro al presentarse tanto lingüísticamente como en su apariencia como un hombre de la gente común. La última escena de la película se basa en hechos reales relacionados con el juicio del criminal mexicano Álvaro Chapa en 1925, que inspiró la forma de hablar de Cantinflas en esta película, también conocida como «cantinfleada». El filme ocupa el décimo lugar en la lista de las 100 mejores películas del cine mexicano, publicada por la revista Somos, en julio de 1994.

  1. Charles Chaplin: “Tiempos Modernos” (1936)

Esta comedia es un reflejo de las condiciones desesperadas en la vida de un empleado de la clase obrera en la época de la Gran Depresión. Enfatiza en mostrar la forma como el maquinismo y el capitalismo le quitan la humanidad a los trabajadores. Tiempos modernos es una mezcla entre el cine mudo y el sonoro. Algunos la consideran la última película muda de la historia. Se emplearon algunos efectos auditivos, como música, cantantes y voces provenientes de radios y altavoces así como la sonorización de la actividad de las máquinas. Al final puede oírse brevemente la voz de Charles Chaplin.

Enza García Margarit/VTactual.com

#VTgeek La obsesión por conocer sobre todo lo que te apasiona

Artículos relacionados