Polémica sobre Zapata «gay» desestima lucha LGBTI

En México, millones de personas están protagonizando en este momento un intenso debate sobre el uso de un icono de la masculinidad como lo es el líder de la revolución mexicana Emiliano Zapata, para impulsar una discusión sobre la identidad de género y la incomodidad que éste tema sigue generando en la mayoría de los ciudadanos de ese país latinoamericano.

Opiniones supuestamente divididas, aunque las estadísticas digan lo contrario (6 de cada 10 mexicanos están en contra de las relaciones homosexuales), se materializan en escenarios como el propio Museo de Bellas Artes en donde la obra homo erótica del pintor Fabián Chairez es exhibida.

Agresiones de todo tipo e incluso una posible demanda, serían algunas de las consecuencias que podría enfrentar el joven artista que ha recibido el apoyo de otros realizadores a través de la publicación de más gráficas en donde se representa a Zapata en una faceta gay.

Aunque varios miembros de la comunidad sexodiversa se han manifestado en apoyo a la representación hecha por Chairez de Zapata, otros opinan que feminizar la figura del líder mexicano es lo peor que puede pasarle a la lucha por los derechos de los colectivos LGTBI.

Es el caso de Frank Castellanos, periodista y desarrollador especialista en imagen y mercadeo político, quien recuerda en entrevista exclusiva para VTActual.com que el 80 por ciento de los homosexuales no son afeminados.

“Hay una minoría que se expresa de manera afeminada pero hay una gran mayoría que no se expresa de esa forma y tampoco está obligada a hacerlo. Eso también es un mito. Hay gente que cae en el error de creer que porque se es afeminado se es homosexual y esa concepción es incorrecta. Lo que están tratando de hacer con Zapata es popularizar su imagen como se hizo con la de Ernesto Che Guevara en su momento. Una imagen que había estado medianamente olvidada”, asegura.

https://www.instagram.com/p/B58gCqBDrl4/?igshid=1gd4lzw2m6i3v

Para Castellanos, feminizar a un personaje como Zapata es muy sencillo porque la hipérbole de lo que representa él, que es la imagen del mega macho mexicano, es algo indiscutible.

“Por eso se crea una polémica automáticamente, pero ésta no reivindica el mensaje emancipador sobre la homosexualidad, porque eso no tiene nada que ver con feminizar algo”, expresa el comunicador.

En contraposición, si está de acuerdo con que la imagen de Zapata – que no es la primera vez que se utiliza ni se representa de esta forma– le toque “los cojones” a la masculinidad y a cualquiera que la considere un valor en sí misma.

“La masculinidad es un antivalor, porque no pertenece al mundo de los humanos sino a los estereotipos que marcan distancia entre quienes nos consideramos humanos. Eso es positivismo y no hay nada más apegado al discurso de la derecha que esa corriente cuyo objetivo es la separación segmentada de la sociedad”, señala.

Por otra parte, critica el mercantilismo que ha arropado las luchas de la comunidad sexodiversa en los últimos años y que el mensaje se haya convertido en una bandera de los medios (y de quienes están detrás de ellos) para seguir teniendo el control de la opinión de las masas.

Un juicio acertado si recordamos que muchos de los grandes consorcios mediáticos están vinculados con religiones como el judaísmo y el cristianismo, que desde sus inicios han buscado tener el control de sus seguidores para afianzarse en las diferentes formas de poder.

“Lo transgresor es cómo afecta al imaginario colectivo un prejuicio y quién lo maneja: los medios que tienen el control de las imágenes. Los mensajes de esas imágenes son usados y politizados a favor o en contra de algo, que por lo general tiene que ver con la política editorial del medio”, afirma Castellanos recordándonos que nada en las pantallas o fuera de ellas rara vez es dejado al azar.

ARG/ VTActual.com

7 mitos sobre la violencia de género que justifican la agresión del machismo

Artículos relacionados