InicioActualidadCiencia versus el wahabismo Islámico

Ciencia versus el wahabismo Islámico

El wahabismo Islámico se enfrenta a el REINO DE LA CIENCIA – Dentro de la megaciudad futurista de 500.000 millones de dólares de Arabia Saudí, «Neom», que cuenta con taxis voladores, criadas robot y una luna falsa

Primero ¿Qué es el wahabismo?

El wahabismo es una forma árabe de salafismo, el movimiento dentro del islam que pretende su «purificación».

Es el retorno al islam del profeta Mahoma y de las tres generaciones sucesivas de seguidores.

  • Sus dos principales puntos de referencia son el Corán y la Sunnah.

Esta última se compone de hadices -historias no incluidas en el Corán- que describen cómo el Profeta y los cuatro califas justos trataban los asuntos en la esfera pública y privada.

Estos, junto con el Corán, constituyen la base de la sharia.

Como en otras maneras de salafismo, los musulmanes wahabíes se autodenominan muwahhidun (defensores de la unicidad de Dios).

Insisten en todos los aspectos de la vida en la estricta adhesión a la sharia.

Aproximadamente desde la década de 1950, los ulemas wahabíes (eruditos islámicos) fueron cooptados cada vez más por la casa de al-Saud para proporcionarle legitimidad religiosa.

  • A medida que se afianzaba en el poder frente a sus rivales tribales y consolidaba el nacionalismo saudí (en contraposición al panarabismo nasserista).

La sharia como base del wahabismo Islámico

El proceso de legitimación incluyó la vigilancia wahabí del sistema legal basado en la sharia.

La educación en las escuelas y universidades (una cuarta parte de los títulos saudíes son de teología islámica).

El wahabismo también dictó el comportamiento moral cotidiano, incluidos los códigos de vestimenta, la segregación y la subordinación de las mujeres.

La severidad de las normas contribuyó a establecer la imagen de Arabia Saudí como ciudadela de la pureza islámica.

Esto se vio reforzado por la existencia de las ciudades sagradas islámicas de La Meca y Medina en su territorio.

La inversión turística frente al wahabismo Islámico

Arabia Saudí está construyendo una megaciudad futurista de 500.000 millones de dólares llena de criadas robot y taxis voladores.

Neom será una metrópolis al estilo de Jetsons – Los Supersonicos – promete ser una ciudad ultramoderna – y podría contrastar con las otras partes muy conservadoras de Arabia Saudita.

Los socios

Respaldado por el Fondo de Inversión Privada saudí de 500.000 millones de dólares, el grupo que compró el Newcastle United, los planes para Neom son tan ambiciosos que parte de la tecnología ni siquiera existe todavía.

La ciudad estará situada en la frontera con Jordania y Egipto y empezará a acoger a residentes y empresas en 2025.

Se está «construyendo desde cero», con energía solar y eólica, y tendrá 17 veces el tamaño de Londres.

Según el presidente de Neom, el príncipe heredero Mohammed bin Salman (conocido por su apodo MBS), la zona urbana será «apta para drones y un centro para el desarrollo de la robótica».

Los documentos de planificación muestran que la ciudad tendrá taxis voladores, un vehículo que aparece en películas de ciencia ficción como Blade Runner y Regreso al Futuro II.

Los planes dicen que «conducir es solamente por diversión, ya no es un medio de transporte».

Arabia Saudí quiere atraer a «los mejores y más brillantes» profesionales a la ciudad y crear un gran centro comercial que compita con Dubai en los EAU y Doha en Qatar.

Los documentos dicen que las criadas robot limpiarán las casas de estos trabajadores extranjeros tan bien pagados, por lo que no tendrán que preocuparse de las tareas domésticas.

También se utilizará la siembra de nubes para hacer llover en este país increíblemente seco y del tamaño de Europa Occidental.

El proceso consiste en verter sustancias como el hielo seco, mediante aviones o drones, en las nubes para generar precipitaciones.

Otras propuestas extrañas para la ciudad son los «robots dinosaurios» en una atracción al estilo de Parque Jurásico y las «artes marciales robóticas», en las que las máquinas lucharán entre sí para entretenerse.

El reino también quiere producir una luna artificial gigante que se ilumine cada noche y sirva de punto de referencia.

MBS declaró recientemente que quería que la arena de la propuesta playa de plata de la ciudad «brillara» en la oscuridad.

Wahabismo Islámico de Neom

Sin embargo, dos fuentes cercanas al proyecto dijeron al Wall Street Journal que los ingenieros aún no han encontrado la manera de hacerlo de forma segura.

Arabia anunció la construcción de Neom en la conferencia de la Iniciativa de Inversión Futura de 2017 en Riad.

En su intervención en el evento, Marc Raibert, director general de la empresa de robótica Boston Dynamics, dijo que las máquinas también podrían utilizarse como «seguridad» en la metrópoli.

Dijo que los robots «podrían desempeñar diversas funciones, cubriendo áreas como la seguridad, la logística, las entregas a domicilio e incluso el cuidado de ancianos y enfermos».

La ambiciosa metrópolis está siendo construida por miles de trabajadores que, al parecer, se alojan en condiciones de hacinamiento, compartiendo seis personas una habitación diminuta para dormir.

Boicot

Los activistas de derechos humanos han pedido a las empresas occidentales que boicoteen Neom.

Debido al historial de derechos humanos del reino, especialmente desde el asesinato en 2018 del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi en Estambul.

Khashoggi fue asesinado en la embajada saudí de la ciudad turca antes de que su cuerpo fuera descuartizado en un crimen que fue condenado por los líderes mundiales.

El desarrollo de Neom también ha provocado que las tribus locales sean expulsadas por la fuerza de la zona, según los informes.

«Es absolutamente un desastre y estoy decepcionada»

dijo Alya Alhwaiti, miembro de la tribu Huwaitat que está siendo desplazada por el proyecto.

Su primo, Abdulrahim al Huwaiti, murió mientras luchaba contra los intentos de demolición de su casa el año pasado.

Ahora vive en el Reino Unido y acusa a las empresas occidentales que se han unido al proyecto de «no preocuparse por los derechos humanos».

Arabia Saudí no ha descartado la posibilidad de permitir el consumo de alcohol en la ciudad.

Según declaró el miércoles un alto funcionario, en lo que supondría un cambio histórico para este país musulmán profundamente conservador.

A diferencia de otros países del Golfo en los que los trabajadores extranjeros tienen un acceso legal limitado al alcohol, en el reino, que alberga los lugares más sagrados del Islam, se mantiene una prohibición general.

Neom forma parte del plan Visión 2030 de Salman para diversificar la economía saudí, dependiente del petróleo.

La ciudad funcionará con su propia ley fundacional a pesar del wahabismo Islámico

Joseph Bradley, director general del Holding Tecnológico y Digital de NEOM, no pudo confirmar:

  • Si se permitiría el consumo de alcohol con la nueva ley, pero dijo que «todo el mundo entiende» la necesidad de atraer talento y turistas extranjeros.

En su intervención en Riyadh, dijo: «Lo que nos preguntan mucho es toda esta noción en torno a si va a haber alcohol, qué se va a hacer en torno a esto».

  • «Para ser claros, Neom pretende ser competitivo. Queremos que los mejores y más brillantes del mundo vengan a Neom».
  • Y añadió: «Entiendan que nuestra intención es atraer a la mano de obra más diversa y con más talento y estamos haciendo todo lo que podemos y vamos a hacer para atraer a esa mano de obra».

Los tiempos

La ley de creación debería ser aprobada por la Junta en uno o dos años, dijo.

«No he visto los detalles de la ley en lo que respecta (al alcohol)», dijo Bradley.

«Puedo decirle muy, muy claramente que todo el mundo entiende que vamos a construir una ley fundacional que atraiga el mercado turístico, que atraiga el mercado tecnológico, que atraiga el mercado manufacturero».

Entre sus reformas desde que se convirtió en príncipe heredero en 2017, el príncipe Mohamed levantó la prohibición de que las mujeres condujeran y frenó los poderes de la policía religiosa.

Pero las reformas han ido acompañadas de una represión contra los críticos de su gobierno, incluidas las activistas.

La legalización del alcohol rompería un importante tabú en un país conocido por el wahabismo, una forma rígida del Islam.

 

LEE Más

spot_img