InicioDestacadaUna OTAN árabe: ¿Pondrá fin a la guerra en Medio Oriente o...

Una OTAN árabe: ¿Pondrá fin a la guerra en Medio Oriente o la perpetuará?

El presidente estadounidense Donald Trump cerró tratos de armas de miles de millones de dólares con Arabia Saudí porque los dos países tienen en común objetivos militares y económicos como, por ejemplo, la creación de una ‘OTAN árabe’ con el fin de lidiar en conflictos regionales, según el analista Theodore Karasik, entrevistado por Sputnik.

Trump recibió un cálido saludo cuando llegó a la capital saudí de Riad el 20 de mayo en el marco de su primera visita oficial al extranjero. El momento culminante de la visita fue la firma de un acuerdo de armas por un valor de unos 110.000 millones de dólares, en una primera fase.

Pese a la retórica antislámica que Trump usaba en el pasado, los dos países probablemente gozarán de mejores relaciones que las que existían entre Washington y Riad durante la Administración Obama, considera el experto.

Con respecto al trato de armas firmado por Trump, su valor puede crecer hasta 350.000 millones de dólares a lo largo de los próximos 10 años, agrega.

Karasik opina que dicho acuerdo forma parte de la estrategia de Estados Unidos de estimular el desarrollo de los Ejércitos de varios países árabes, lo que permitiría que Washington se concentrara en el trabajo con otros países para solucionar las guerras en Siria, Yemen y Libia.

«La guerra en Yemen señala que la coalición liderada por Arabia Saudí quiere convertirse en una organización de seguridad a mayor escala y eso nos lleva a la discusión sobre la creación de la ‘OTAN árabe’ y también de una alianza islámica para combatir el terrorismo», aclaró el entrevistado.

Según Karasik, la venta de las armas a los saudíes «es una parte de esta emergente arquitectura en la región que busca permitir que varios países de Oriente Próximo puedan hacer el trabajo duro por sí mismos».

Aunque en Oriente Próximo hay varias guerras en desarrollo, los jugadores regionales se agrupan en su esfuerzo para encontrar soluciones a estos conflictos.

«Puede ser que las guerras en Siria, Yemen y Libia acaben en un año, en caso de que los países árabes y sus aliados sean capaces de llegar a un acuerdo sobre qué pasos seguir de la mejor manera y permitir que los ciudadanos de los países (que sufren conflictos armados) decidan su desenlace», puntualizó.

«Creo que (la situación) va a parecer aún más complicada a corto plazo pero hay poderes en la región que trabajan arduamente para solucionar estos asuntos con rapidez, tal vez para los finales de este año», concluyó.

Durante la visita a Riad, Trump vendió armamento estadounidense a los saudíes por un monto que pudiese llegar a 350 mil millones de dólares.

 

Una OTAN árabe no tan positiva

No obstante, existe opiniones encontradas con respecto a la creación de este nuevo bloque militar, ya que no incorpora a Irán, uno de los países más importantes en la región, tanto por su poderío militar y económico, como por su estabilidad política y su apoyo a la lucha antiterrorista.

La analista y politóloga rusa Veronika Krasheninikova advierte que si EEUU sigue adelante con sus planes de crear una ‘OTAN árabe’ podría desestabilizar Oriente Próximo y provocar una guerra.

Krasheninikova calificó de graves las intenciones de Riad de adquirir armas por un valor de 280.000 millones de dólares, según  anunció este 20 de mayo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí.

«Trump levanta todas las restricciones militares a los saudíes: el suministro de armas había sido congelado por la Administración de Barak Obama, en particular por las muchas víctimas civiles en Yemen causadas por las armas estadounidenses. De acuerdo con los funcionarios de EEUU, las nuevas ventas proporcionarán una profunda modernización del Ejército y la flota de Arabia Saudí. Además, la producción y montaje de algunos tipos de armas se trasladarán al país árabe», escribe la experta rusa.

Según ella, la idea de la ‘OTAN árabe’ ya sobrevolaba los estamentos militares y políticos de EEUU desde hace varios años. La necesidad de crear una alianza militar en Oriente Próximo se acentuó en la medida en la que los integrantes europeos de la OTAN parecían perder interés hacia las guerras promovidas por EEUU, afirma Krasheninikova.

«Con Trump, las estrellas se alinearon. La Casa Blanca ni siquiera duda en afirmar que la escalada en Oriente Próximo se corresponde perfectamente con los puntos principales de la doctrina de Trump: establecer el liderazgo de Estados Unidos en la región, desplazar la carga financiera de la guerra a sus aliados y generar puestos de trabajo en EEUU, creando pedidos para el complejo militar-industrial», opina la analista.

Con información de Sputnik

JA

LEE Más

spot_img