InicioDestacadaTerrorismo: la nueva forma de hacer política de la oposición venezolana

Terrorismo: la nueva forma de hacer política de la oposición venezolana

Desde la llegada de la Revolución Bolivariana al poder en 1.999, la oposición venezolana comenzó a aplicar un modo de hacer política donde el factor principal ha sido la violencia.

El psicólogo Fernando Giuliani argumenta que esto evolucionó muy rápido. Una de las principales expresiones de odio fue el rechazo que hubo a la Ley Habilitante. “Recuerdo que un dirigente del sector ganadero rompió por televisión la Ley Agraria”.

Asimismo señaló que los rumores (no existían la redes sociales) nunca se verificaban y causaban los efectos que ya sabemos que funcionaban.

“Todo lo que se dijo referente a la educación: que te iban a adoctrinar a tus hijos, la campaña «con mis hijos no te metas»… Recordemos que comenzó ese acecho de manera persistente para generar en la población incertidumbre, miedo, temor y rabia”, expresó Giuliani.

El psicólogo enfatizó que todos estos hechos antecedieron el Golpe de Estado del 11 de abril de 2002, “la violencia llevada a todos los niveles. Allí se llegó al nivel máximo donde no hubo punto de retorno. Luego el paro petrolero de forma inesperada y virulenta”.

Razones que han fragmentado el tejido social “más allá de tumbar o no al gobierno, han logrado instaurar la violencia y han alterado la vida cotidiana” afirmó.

Personajes políticos y la violencia como argumento

El psicólogo Fernando Giuliani cree que algunos personajes políticos de oposición han sido causantes de esa violencia… “Recuerdo por ejemplo cuando el entonces candidato presidencial Henrique Capriles Radonski desconoció los resultados tras su derrota contra el presidente Nicolás Maduro, y eso generó catorce personas fallecidas”.

Muy diferente a la actitud tomada por el presidente Chávez cuando retorna al poder tras el Golpe de Estado en 2002 y pidió al pueblo que retornara a sus casas para que el país volviera nuevamente a la calma.

Destacó que «cuando un sector político se hace de una sociedad y convence a ésta que un poder no tiene legitimidad, frente a un resultado adverso van a sentir que ese poder se lo están quitando. Y el resultado no va ser otro que la violencia, que fue lo que ocurrió”, dijo.

“Capriles nunca dejó de promover la violencia, es un hombre muy oportunista dentro de la política; en ocasiones se muestra en contra de la violencia, a veces la dosifica. Es un personaje que muestra signos del agresivo-pasivo”.

También, “esa hostilidad hacia la mujer creo que va más allá de lo político. Es excesiva, hay un ímpetu en el vocabulario que usa; su tono de voz cuando se refiere a las autoridades (mujeres) del CNE, el TSJ o hacia la esposa del primer mandatario… allí hay una violencia realmente extrema” aseguró el psicólogo.

Ahora bien lo preocupante, según el psicólogo, “es que no hay voceros dentro de la oposición que asuman una posición distinta, que neutralicen estas corrientes radicales”.

“Me llama poderosamente que la academia no se exprese sobre este modo de hacer política. Tenemos unos ejecutores que parecieran poseer luz verde”.

Señaló que la única manera para neutralizar a la oposición es con toda la estructura organizativa del Gobierno acompañado por sus bases populares.

Además se preguntó “¿qué pasa si tumban al gobierno? ¿lo van a condenar o lo van a avalar?; en todo caso es ahora el momento de rechazar esta conducta, no después”.

Considera que no es la mayoría de la oposición la que piensa de esta forma, sino más bien, un sector minoritario cargado de mucha frustración, xenofobia y racismo.

No son mayoría

Agregó que hay una gran parte de la sociedad que está apartada de esta violencia. Exhortó a los que apuestan por la paz a condenar esta violencia y a seguir siendo opositor al gobierno pero de forma racional. “Es una formula bastante sencilla pero que no aparece”.

La gente entenderá a qué responde esta conducta y entonces todo esto se podría estar expresando como aquél que tiene un daño en su organismo pero como no es consciente de ello, no hace nada al respecto, explicó el psicólogo.

La sociedad venezolana se pregunta si ésta será la nueva forma de hacer política, son preocupaciones muy genuinas por los recientes acontecimientos.

Guiliani indicó que el conflicto de clases tiene una gran influencia en estas acciones. “Hay expresiones muy claras de fascismo en la conducta de dirigentes opositores, vinculadas además al pensamiento político de derecha”.

Dijo que históricamente el pensamiento político de la derecha es un pensamiento que incluye categorías que discriminan según el género, la región, la condición sexual, el color de piel, y el estatus social.

“Tenemos a Chile como ejemplo, cuando en el año 73, se instauró un sistema fascista. No sólo se acaba con un gobierno, sino que vino una aplanadora y exterminó todas las victorias sociales y se impuso el fascismo como un modo de convivencia”, explicó el doctor.

Puntos de encuentro

El psicólogo pide reflexionar ¿en qué estamos pensando tan distinto? y pide buscar además ¿en qué coincidimos? “Tenemos una condición que nos une y es nuestra nacionalidad. ¿En qué estamos pensando tan distinto que nos estamos enfrentando?”.

Pidió buscar un punto de encuentro y mirarnos como sociedad para evolucionar.

BD

LEE Más

spot_img