Se descarrila campaña de Fillon: imputado por malversación de fondos

Se descarrila campaña de Fillon: imputado por malversación de fondos

El candidato de la derecha a la presidencia francesa, François Fillon, fue imputado este martes por malversación de fondos públicos. El trasfondo del caso es la sospecha de que el contrato realizado a su mujer como asistente, usando dinero público, consistió en realidad en un empleo ficticio.

El político conservador estaba convocado originalmente para este miércoles ante el juez de instrucción para decidir sobre el proceso, pero la audiencia fue adelantada 24 horas, informó su abogado Antonin Levy.

Fillon negó las acusaciones y aseguró que quiere seguir siendo candidato del partido Los Republicanos.

El diario “Le Parisien” reveló además, que los jueces instructores tienen en su poder pruebas y testimonios de los dos hijos, Marie y Charles Fillon, sobre el dinero que éstos abonaron a su padre en diversos giros bancarios tras haberlo cobrado en calidad de asistentes parlamentarios durante su gestión como senador. Ambos sostienen que se trata de retribuciones y devoluciones de dinero prestado por el padre.

En el caso de Marie, le entregó a su padre 33.000 de los 46.000 euros de dinero público que obtuvo por el contrato de ayudante entre octubre de 2005 y finales de 2006.

En el interrogatorio policial, la hija justificó las transferencias como un reembolso de los gastos que el padre había avanzado para su boda, celebrada en el palacete familiar de Beaucé el 26 de agosto de 2006.

Su abogado Kiril Bougartchev explicó a “Le Parisien” que Marie Fillon quiso reembolsar gastos de su boda (hay facturas por 44.000 euros) como una muestra de independencia y para mantener la igualdad de trato con el resto de sus hermanos.

También les entregó a los agentes elementos de prueba de que su trabajo había sido real, como su agenda de esa época o la tarjeta de acceso a la biblioteca del Senado donde dijo haber hecho investigaciones para un libro que el líder de la derecha publicó más tarde.

Por lo que respecta a Charles Fillon, que sucedió a su hermana como asistente de su padre cuando era senador, entre enero y junio de 2007, también hizo giros al líder de la derecha por alrededor el 30 % del sueldo que recibió a cuenta del presupuesto de la cámara alta.

La razón que dio a los policías en el interrogatorio del mes pasado fue que, puesto que François Fillon le pagaba una parte de su alquiler y de sus gastos, resultaba normal que se lo devolviera.

Estos giros de dinero vienen a complicar todavía más la posición del candidato de la derecha al Elíseo, que ya había sido enturbiada por las acusaciones de presunta corrupción usando a su esposa, quien devengó un salario como asistente pero que podría no haber trabajado realmente. La semana pasada también transcendió que François Fillon no declaró un préstamo mayor a 50.000 euros sin intereses que obtuvo en 2013, cuando la ley estipula que todo miembro del Parlamento francés está en la obligación de exponer su situación financiera.

Todo esto llega en muy mal momento complicando aún más su campaña que entra en su recta final, a poco más de cinco semanas de la primera vuelta de las presidenciales el 23 de abril, en la que de acuerdo con las encuestas de los últimos tiempos, podría quedar descalificado.

Con información de DW y Reuters.

JA

Artículos relacionados