Quim Torra entre la espada y la pared

La reacción del independentismo catalán no se ha hecho esperar luego que el presidente de la Generalitat, Quim Torra se reuniera con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez y anunciara que tiene total disposición al diálogo, en el que no figura la posibilidad de pactar un referéndum de independencia.

Tanto el partido político Candidatura de Unidad Popular (CUP) como el ​​Comité de Defensa de la República (CDR) que impulsan la independencia de Cataluña, han rechazado categóricamente la postura de Torra y lo acusan de ir en retroceso, tras lo alcanzado en el referendo del 1 de octubre.

El diputado en el Parlamento de Cataluña por la CUP, Vidal Aragonés, manifestó que el encuentro de Torra y Sánchez tuvo como resultado “dos monólogos” y responsabilizó al presidente de la Generalitat de abrir el camino para bajar las tensiones del conflicto y ha dejado claro que “no cuenten con la CUP” para tales fines.

Aragonés, sentenció que el presidente no ha conseguido el reconocimiento del derecho a la autodeterminación, ni la existencia de los presos políticos y cree que no hay ninguna diferencia entre el Gobierno de Sánchez y el del PP.

Por su parte, el CDR ha publicado en su cuenta en la red social Twitter  “No hemos llegado hasta aquí para tirar la toalla, no aceptaremos pactos ni cambios de rumbo. Haced lo que prometisteis en campaña electoral o dimitid”.

Asimismo, han dejado claro que no escucharán las explicaciones de Torra sobre la reunión con Pedro Sánchez y lo acusan de traicionar al independentismo.

Por el contrario,  el líder de Catalunya en Comú Poden, Xavier Doménech,  ha expresado que ve como positivo “el inicio de una nueva etapa para Catalunya y España”, igualmente ha destacado la voluntad del Gobierno al retirar los obstáculos puestos por el PP al retirar recursos a leyes catalanas.

NP

Artículos relacionados