Consuman persecución en Ecuador contra aliados de Correa

Cuando Jorge Glas se alió con Lenin Moreno para ganar la Presidencia de Ecuador en 2017, apoyados por Rafael Correa, nunca imaginó que terminaría en la cárcel, y eso fue lo que le sucedió con la confirmación de la condena en su contra por seis años por un caso relacionado a Odebrecht.

Glas, quien fue condenado en diciembre de 2017, había presentado un recurso de casación, una instancia donde el acusado puede apelar a la violación de sus derechos procesales.

Sin embargo, para los magistrados de ese tribunal, Glas no tenía razón, la ley penal se aplicó correctamente y fue confirmada su sentencia y la de otras cinco personas.

Entre todos, además de pagar presidio, tendrán que pagar 33,4 millones de dólares.

La condena de Glas, que ha sido muy criticada en el país suramericano por especialistas en el área jurídica, es parte de lo que el expresidente Correa ha denunciado como una persecución política y traición de su antiguo vicepresidente, Lenin Moreno, a quien le confió la continuidad de su proyecto político y lo llevó a la silla presidencial con el 51 por ciento de los votos, abanderado por Alianza País.

Hasta al propio Correa le tienen varias causas abiertas por el mismo caso de la constructora brasileña, e incluso la Fiscalía ya ha pedido que sea capturado y encarcelado.

«Las pruebas son contundentes y las mentiras se tramarían desde las propias Fiscalías de los países involucrados. Jorge Glas es INOCENTE de todo lo acusado.», detalló la publicación de Correa.

MMMV

Artículos relacionados