Holanda entra en una crisis muy visible

Reprochan el retraso de los operativos de vacunación y la no aplicación de restricciones duras al principio de la pandemia en Holanda

La Policía arrestó al menos a 150 personas que participaron en las protestas desatadas por tercera noche consecutiva en el Reino de los Países Bajos (también conocido como Holanda), frente a nuevas restricciones que este lunes entraron en vigencia para contener la propagación del Covid-19.

El sábado entró en vigor en Holanda el primer toque de queda en el país desde la Segunda Guerra Mundial y estará vigente hasta al menos el 9 de febrero.

Reprochan el retraso de los operativos de vacunación y la no aplicación de restricciones duras al principio de la pandemia por lo que rechazan paralización de actividades mientras países que aplicaron restricciones ahora están disfrutando ahora de mayores libertades, por ejemplo, Bélgica cuyas escuelas ya reabrieron.

Los choques con los agentes del orden tuvieron lugar en varias ciudades neerlandesas -entre ellas La Haya, Tilburg, Ámsterdam, Venlo, Apeldoorn, Breda, Arnhem, Helmond o Stein- al inicio del toque de queda, que entra en vigor a las 21.00 hora local (20.00 GMT), hasta las 4.30 de la madrugada (03.30 GMT).

Estos actuaron después de que los manifestantes desoyeron una orden de emergencia ordenando a los manifestantes abandonar el centro de la ciudad. En las afueras de Ámsterdam utilizaron cañones de agua contra los manifestantes y usaron gases lacrimógenos para dispersar a la multitud en Haarlem.

Holanda entra en una crisis muy visible

Tercer día de violencia en Holanda

Horas después que el primer ministro del país, Mark Rutte, condenara como “violencia criminal” los dos días previos de disturbios y prometiera mantener un controvertido toque de queda por lo que ciudadanos descontentos volvieron a salir a las calles.

Decenas de personas fueron detenidas durante el fin de semana, cuando las protestas se volvieron violentas. “Esto no tiene nada que ver con protestar o luchar por la libertad. Es violencia criminal y la trataremos como tal”, aseveró el premier Rutte.

El domingo, la policía detuvo a unas 250 personas tras utilizar cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar protestas en Ámsterdam, Eidenhoven y otras ciudades.

En los tres días de vigencia del toque de queda, se han impuesto 5.765 multas de 95 euros por haberlo violado.

 

Crisis del Covid-19 toca la fibra social en los países más poderosos de la UE

El toque de queda se impuso después que el Instituto Nacional de Salud advirtiera que una nueva ola de infecciones está en camino, ocasionada por la “variante británica” del Covid-19. Este lunes se reportaron 4.129 nuevos casos, el número más bajo desde diciembre.

Países Bajos ocupa el puesto 20 de los países con más contagios en el conteo global diario, con un total a la fecha de 952 mil 950 infectados y 13 mil 579 víctimas fatales.

Los países que aplicaron restricciones duras antes están disfrutando ahora de mayores libertades.

Holanda entra en una crisis muy visible

Decreto de emergencia en Holanda y otras ciudades

En imágenes publicadas en redes sociales se veía a un grupo de alborotadores saqueando una tienda en Bolduque y a un reportero gráfico siendo golpeado con un ladrillo en la cabeza, en Harlem, víctima de una muchedumbre enfurecida que lo perseguía.

Los antidisturbios también cargaron contra los manifestantes y llevaron a cabo arrestos en las calles de La Haya donde policías en bicicleta intentaron dispersar a pequeños grupos de personas que les lanzaban piedras y fuegos artificiales.

En la sureña ciudad de Eindhoven, los manifestantes lanzaron fuegos artificiales, rompieron las vitrinas de las tiendas y saquearon supermercados. Además, incendiaron lotes de bicicletas que usaron para levantar barricadas.

Holanda entra en una crisis muy visible

En Enschede, oriente del país, los manifestantes lanzaron piedras a las ventanas de un hospital.

En la ciudad de Urk, en la región norte, fue incendiado un centro de diagnóstico de Covid-19.

El alcalde de Róterdam, Ahmed Aboutaleb, publicó un decreto de emergencia en el que ampliaba los poderes de la policía para arrestar.

«Se han llevado a cabo cargas y arrestos por parte de la policía antidisturbios», indicó en un tuit el Ayuntamiento de Róterdam, en el que instaba a la población a «abandonar la zona».

Holanda entra en una crisis muy visible

¿Quién es Ahmed Aboutaleb?

Conocido como el alcalde integrador, Ahmed Aboutaleb, es creyente suní, rige hoy una ciudad dominada por el mayor puerto europeo, donde conviven 170 nacionalidades y un 13% de sus casi 625.000 habitantes es musulmán.

Como parte de su forma de gobernar, Aboutaleb camina Róterdam en busca de vecinos que le cuenten sus problemas. Especialmente los viernes, cuando en ropa deportiva se pasea de incógnito al realizar el recorrido que le acerca a sus conciudadanos inmigrantes.

Es un político del Partido del Trabajo (PvdA) de los Países Bajos. Es de ascendencia bereber del Rif y posee la doble nacionalidad de Holanda y Marruecos. Desde el 5 de enero de 2009, es el alcalde de la ciudad de Róterdam, siendo el primer alcalde de una gran ciudad en los Países Bajos de ascendencia inmigrante y fe musulmana.

En reunión con Obama

En 2015, en EE.UU., durante la cumbre organizada por el ex presidente Barack Obama para abordar el extremismo islamista. Mientras Obama aseguraba que “América no está en guerra con el islam, sino con aquellos que lo violentan”, Aboutaleb abogó por “acometer el problema de los radicales desde dentro”.

“Si decir esto como musulmán resulta chocante, lo cierto es que esta comunidad debe averiguar por qué tiene miembros capaces de legitimar el asesinato. Aunque duela, es preciso hablarlo”, dijo.

Se desempeñó como Secretario de Estado de Asuntos Sociales y Empleo de Holanda desde 22 de febrero de 2007 hasta el 12 de diciembre de 2008, en el Gabinete Balkenende IV.

Del atentado a Charlie Hebdo

Durante el atentado contra la revista Charlie Hebdo, en enero de 2015, mandó «al infierno a los pistoleros. “Me llamo Ahmed Aboutaleb, soy alcalde de Róterdam y Yo soy Charlie”, dijo, en francés, como un homenaje a los doce fallecidos en la redacción de la revista.

Sus propios vecinos musulmanes le reprocharon tan duras palabras, pero en realidad trataba de desmontar el mito de la guerra santa, de la yihad. “Soy tan buen musulmán como el que más, y la religión forma parte de mi intimidad. Las leyes y los valores de esta sociedad se respetan, y al que no le guste, que se marche”, replicó.

En noviembre de 2014 contradijo al Gobierno holandés de centroizquierda en sus intentos de evitar los viajes de los radicales a Siria o Irak. “¿Quieren irse porque nuestra sociedad les parece depravada? Que se vayan y no vuelvan”, afirmó».

En 2004, Mohamed Bouyeri, el holandés de origen marroquí que asesinó al cineasta Theo van Gogh (sobrino nieto del pintor) por criticar el islam, lo señaló entre sus objetivos al político. Aboutaleb era entonces concejal en Ámsterdam. Su franqueza obligó a ponerle escoltas porque los radicales le consideraron un hereje que separaba la Iglesia del Estado.

Te puede interesar: https://www.vtactual.com/actualidad-2/elecciones-cataluna-covid-predicciones-proces/

 

Artículos relacionados