Nuevos casos de abuso a menores prenden las alarmas en Colombia

Violencia sexual y homicidios contra menores de edad marcaron el fin de semana en Colombia. En Antioquia una niña de 15 años fue degollada, en Cauca dos niños indígenas fueron asesinados por su padre, en Meta un soldado violó a una bebé de cuatro meses, en La Calera (Cundinamarca) una niña de tres años fue abusada al parecer por su padrastro y en Tolima, una niña de tres años fue violada, torturada y asesinada.

La directora general del ICBF, Cristina Plazas, reveló que en lo corrido del 2017 han recibido 2.500 denuncias de abuso sexual de menores de edad. Por eso invitó a crear un frente común por la niñez colombiana e insistió en la necesidad de instaurar cadena perpetua para abusadores de menores.

“No nos acabamos de reponer de la noticia sobre la trágica muerte de una niña de tres años abusada y torturada en Armero – Guayabal, cuando conocemos de otro infame caso de abuso contra una bebé de cuatro meses de nacida. Por eso insisto en que Colombia se debe movilizar y pedir la cadena perpetua para los abusadores de niños. No más indiferencia”.

A Sara la torturaron

Un cruel caso de abuso sexual a una niña de tres años se registró en zona rural de Armero Guayabal, en Tolima. La menor, que fue trasladada a las urgencias del hospital Federico Lleras Acosta, falleció el domingo hacia la 1:30 de la tarde, debido a un golpe en la cabeza.

Según información oficial, Sara Yolima Salazar ingresó al centro hospitalario regional con un trauma craneoencefálico severo, heridas múltiples en pecho y espalda, también amputación de la punta del dedo anular izquierdo, levantamiento de la uña del dedo corazón de su mano derecha, un brazo partido, evidencias de haber sido abusada vaginal y analmente y desnutrición avanzada.

Teniendo en cuenta las características de este caso, las autoridades estarían frente a un hecho similar al de la menor Yuliana Andrea Samboní, que conmocionó al país en diciembre del año anterior.

Hace un año, Sara fue separada de su madre cuando la Comisaría de Familia intervino porque mostraba signos de desnutrición y maltrato.

Una vez se evaluaron los hechos, la Comisaría optó por entregarle a la madrina de la niña la responsabilidad de su cuidado, persona que, al parecer, sería quien la llevó al hospital de Armero Guayabal.

Wepe y Sek salieron con su padre y no volvieron

Los organismos de socorro de Popayán, Totoró e Inzá confirmaron que encontraron muertos a los dos niños Wepe y Sek Rivera Parra, de 9 y 8 años de edad respectivamente, luego que Jhon Albert Rivera Ramírez, padre de los pequeños, confesara que los había dejado abandonados en el sector de Río Sucio, límites de las dos localidades del oriente caucano.

El padre discutió el pasado viernes con la madre de los niños, y se los llevó. Según las autoridades, les dio un medicamento desconocido y luego los golpeó antes de enterrarlos en un hueco.

En la tarde del sábado volvió a la casa de su expareja, la ultimó con un arma blanca e intentó lesionarse, pero los vecinos ingresaron hasta la vivienda y se lo impidieron.

Rivera está la espera de ser cobijado con una medida de aseguramiento en centro carcelario, luego que un juez de control de garantías imputara, en un primer momento, el delito de feminicidio luego de legalizar la captura en flagrancia que adelantó la Policía al llegar a sitio de los hechos.

Bebé de 4 meses sobrevivió al abuso

Un soldado de 19 años, y quien es regular del Batallón 21 Vargas del Ejército Nacional en Granada (Meta), abusó sexualmente de una bebé de cuatro meses en el municipio Fuentedeoro, cuando se encontraba de permiso.

Al parecer, el hombre abusó de la bebé cuando se encontraba en su casa y la madre de la menor había salido a la tienda.

Al soldado, hoy capturado, se le imputó cargos por los delitos de acceso carnal violento agravado en concurso heterogéneo y tentativa de feminicidio agravado, los cuales fueron aceptados por el detenido. La juez ordenó su reclusión en el centro carcelario de Villavicencio.

Niña degollada por su excuñado

Una niña de 15 años de edad fue asesinada el pasado sábado en una vivienda del barrio Aranjuez, ubicado al nororiente de Medellín. Al parecer, el homicidio lo cometió el excompañero sentimental de la hermana de la víctima.

Familiares de la víctima contaron que desde hace ocho meses la pareja había terminado, sin embargo por amenazas del hombre seguían hablando. El pasado viernes la mujer tomó la decisión de no continuar con la relación y fue a la Fiscalía a poner una denuncia, esto al parecer desató la ira del hombre.

Un juez municipal con funciones de control de garantías de Medellín declaró ilegal la captura del hombre. La Fiscalía apeló la decisión.

Con información de El Colombiano

Artículos relacionados