Monopolio inmobiliario en Barcelona

Para nadie es un secreto que vivir en Barcelona es un poco caro, el alquiler de una vivienda, es bastante costoso. No en vano es una de las ciudades más lujosas de España.

Unas 2.888 viviendas en Barcelona son propiedad de tan solo 10 empresarios, quienes viven de la renta elevada de estos inmuebles.

Cada vez son más las personas que dejar su vivienda porque no pueden pagar los elevados alquileres que en ocasiones pueden alcanzan hasta el 80% de un sueldo. El sindicato anima a los afectados por las subidas de alquiler a quedarse en las viviendas y pelear para evitar que las empresas continúen lucrándose a base de la burbuja arrendataria.

El Sindicato de Inquilinos de Barcelona fue creado en mayo de 2017 precisamente para dar apoyo a los afectados y para denunciar una situación abusiva que sufren quienes intentan alquilar una vivienda en la ciudad. Gracias a una investigación, el sindicato pudo comprobar que tan solo 10 empresas son propietarias de 2.888 viviendas en Barcelona.

Pero no es todo, estos mismos empresarios son propietarios de fincas enteras y cuando termina la duración del contrato suelen subir el precio del alquiler a cifras inasumibles. Esta práctica es legal ya que no existe ninguna normativa que regule o modere los precios de los inmuebles. El medidor en estos caso es la demanda.

 

Algunas de las empresas son: Sociedad Anónima de Propiedad Inmobiliaria, con 548 viviendas. Le sige Elix (351), Vauras (348), MK Premium (325), Óptimum I & III (305), Idilia (280), Norvet(249), Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (201), Palau & Manfredi (151) y Lozácar (130). Según explica el sindicato, en algunos casos como Elix o Idilia, es a través de empresas filiales que gestionan su cartera de viviendas.

El sindicato está reclamando una reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 2013 para hacer más largos los contratos de alquiler –de tres años actualmente– y una regulación de los precios que hagan asequibles las rentas.

LS

Artículos relacionados