Macron se sale con la suya pero la huelga continúa

Tras ganar las votaciones sobre el tema, el Senado francés aprobó transformar la empresa pública de transporte ferroviario de Francia (SNCF) a Compañía Anónima, fijar el calendario de la apertura a la competencia y poner fin al ventajoso estatuto laboral de los trabajadores

El proyecto de ley recibió 145 votos a favor y 82 en contra en la Cámara Alta.

 

Conforme al calendario impuesto por la Unión Europea (UE) a Francia para liberalizar su sector ferroviario, el proyecto contempla la apertura progresiva a la competencia en diciembre de 2019 para los trenes regionales y a partir de finales de 2020 para los de alta velocidad.

El ganador de esta pulsada fue el presidente Emmanuel Macron quien, finalmente, torció el brazo de los ferroviarios galos, herederos del estado de bienestar francés de posguerra.

Sin embargo, las protestas, impulsadas por los sindicatos CGT, Unsa, SUD y CFDT –que comenzaron el pasado 3 de abril, a razón de dos días de cada cinco- se prolongarán hasta el próximo 28 de junio.

“Esta huelga está lejos de terminar”, dijo Philippe Martínez, de la línea dura CGT, el mayor sindicato del sector público de Francia.

Ante el revés en el parlamento, algunos sindicatos “reformistas” ya comienzan a desmarcarse de esta huelga.

ER

Artículos relacionados