Bolivia se paraliza en defensa de la democracia

Bolivia se paraliza en defensa de la democracia desde este lunes 3 de agosto. A las 09:00 de la mañana, hora local, comenzó el paro nacional indefinido como medida de protesta contra la nueva postergación de las elecciones presidenciales.

Además de la huelga general, el pueblo boliviano contempla otras acciones de presión como el bloqueo de carreteras y principales arterias viales.

Los manifestantes rechazan el nuevo aplazamiento de las elecciones del 6 de septiembre al 18 de octubre. La decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) se produjo con el argumento de la «crisis» que atraviesa el país como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

«Es la lucha y movilización nacional en contra del Gobierno de facto y del TSE por violar los derechos constitucionales del pueblo», expresó el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, en rueda de prensa.

Anteriormente, el líder sindical precisó que el paro nacional indefinido tendrá lugar hasta que el TSE revierta su decisión. A juicio de ellos, el ente deberá garantizar que las elecciones se produzcan el 6 de septiembre, como estaba previsto.

Imagen del plantón en Cochabamba desde horas de la madrugada. Foto: Periodistas por el Cambio

Bolivia rechaza postergación de elecciones

No es la primera vez que el TSE pospone los comicios que, inicialmente, debieron celebrarse el 22 de enero de 2020. En aquellas ocasión se postergaron por “falta de tiempo” para el 3 de mayo.

Posteriormente, esa fecha de cambió para el 6 de septiembre, esa vez por el coronavirus, y ahora pospusieron el proceso para el 18 de octubre, nuevamente con la excusa de la pandemia.

El pasado 28 de julio se produjeran marchas y concentraciones en «defensa de la democracia». Las protestas fueron calificadas de exitosas por dirigentes de las seis federaciones del trópico de Cochabamba.

Morales: TSE no debe parcializarse

Por otra parte, el presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, aseveró que el TSE no puede parcializarse a favor del Gobierno de facto, aplazando los comicios. Por tanto, considera que esta medida es un prórroga a Jeanine Áñez, quien llegó a la Presidencia a través de un golpe de Estado.

Este domingo 2 de agosto, el exmandatario denunció las presiones al TSE para proscribir al Movimiento Al Socialismo (MAS). Se trata de la organización política que lidera los sondeos de opinión y todas las encuestas de intención de voto de cara a esas elecciones presidenciales.

SI / VTactual

Elecciones presidenciales bolivianas en vilo nuevamente

Artículos relacionados