InicioActualidadLa energía directa podría estar detrás del "Síndrome de La Habana"

La energía directa podría estar detrás del «Síndrome de La Habana»

Rechazando las declaraciones que rechazan la posibilidad tecnológica de los ataques de IHA, un panel de expertos médicos y tecnológicos estadounidenses dijo que la energía directa podría estar detrás del «Síndrome de La Habana».

Los servicios de inteligencia estadounidenses afirmaron que el debilitante «síndrome de La Habana», que afectó a diplomáticos estadounidenses y canadienses en varios países del mundo, fue el resultado de una intensa energía dirigida procedente de una fuente externa.

Ataques deliberados y el síndrome

Un panel formado por expertos tecnológicos y médicos convocados por la comunidad de inteligencia estadounidense concluyó que la energía electromagnética pulsada y los ultrasonidos podrían causar una mezcla única de síntomas en un número determinado cuando se suministran desde distancias cercanas.

Los síntomas se denominan oficialmente incidentes sanitarios anómalos y van desde dolores de oído hasta náuseas

De los cientos de casos registrados, «un subconjunto de IHA no puede explicarse fácilmente por condiciones ambientales o médicas conocidas y podría deberse a estímulos externos», afirma un resumen no clasificado del informe de los expertos, publicado por el director de inteligencia nacional de EE.UU.

Según los expertos responsables del estudio, era posible la creación de dispositivos ocultables que dirigieran la energía electromagnética de los ultrasonidos y que causaran daños a una persona objetivo al utilizar cantidades moderadas de energía.

¿Causal o casual?

Los expertos, sin embargo, no especificaron si tales dispositivos existen, ni concluyeron si tales ataques tuvieron lugar, de hecho, ni sugirieron quién podría estar detrás de ellos en caso de que se hubieran producido.

Pero el informe sí rechazó algunas afirmaciones que decían que los ataques con AHI que están teniendo lugar no son tecnológicamente posibles.

El «síndrome de La Habana» surgió por primera vez entre el personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba en 2016, cuando diplomáticos estadounidenses y canadienses informaron que sufrían fuertes dolores de cabeza, náuseas y posibles daños cerebrales después de escuchar sonidos agudos.

Muchos diplomáticos y funcionarios de inteligencia diferentes informaron de experiencias similares desde entonces, como en Australia, Austria, China, Colombia, Alemania y Rusia.

La CIA había concluido previamente que el «síndrome de La Habana» no estaba causado por una campaña mundial ni por una potencia extranjera, diciendo que había encontrado explicaciones plausibles en cientos de casos.

Otras teorías detrás del «Síndrome de La Habana»

La agencia de inteligencia descubrió que todos, excepto unas dos docenas de unos 1.000 casos de AHI notificados, tenían explicaciones médicas o ambientales convencionales.

En el informe, los expertos rechazaron otras teorías sobre las causas, como:

  • las radiaciones ionizantes,
  • los agentes químicos y biológicos,
  • los infrasonidos, los sonidos audibles,
  • los ultrasonidos propagados a grandes distancias y el calentamiento de la masa por la energía electromagnética,

diciendo que todas eran inverosímiles.

 

LEE Más

spot_img