Gobierno británico teme una “venganza” rusa

El secretario de Exteriores británico, Boris Johnson, defendió el bombardeo militar de EEUU contra Siria “como una defensa de los principios y los valores ‘civilizados'” y advirtió que los países occidentales deben tomar todo tipo de precauciones ante las posibles represalias y la “guerra sucia” de Rusia.

Johnson escribió en un destacado diario local que “el mundo no puede permitirse hacer la vista gorda ante un ataque con armas químicas”.

También indicó que el gobierno británico no tiene intención de volver a bombardear Siria pero advirtió al régimen de Bashar al-Assad: “si se vuelve a producir un ataque químico, Londres estudiará junto a sus aliados nuevas medidas”.

Por su parte, el líder de la oposición laborista de Inglaterra, Jeremy Corbyn, reclamó una “ley de poderes de guerra” para evitar futuras operaciones en Siria sin la autorización previa del Parlamento.

Corbyn ha cuestionado la “legalidad” de la operación y planea una ofensiva parlamentaria, durante la comparecencia de la premier, Theresa May, para informar sobre la operación en Siria.

Según una encuesta, elaborada tras los bombardeos, la mayoría de los británicos se oponen a la opción militar en Siria: 40% se muestra en contra, frente a 36% a favor.

ER

Siria y lo que nunca te han contado sobre su conflicto

Artículos relacionados