Fiel hasta más allá de la muerte

La muerte del fiel perro argentino “Capitán”, quien luego de acompañar durante 11 años la tumba de su dueño fallecido, ha conmovido al mundo.

Después de la muerte de Guzmán, su amo, el perro desapareció y no volvieron a verlo sino un año después durante una visita al camposanto, cuando lo encontraron vigilando la tumba, relató la esposa del difunto a la prensa local. Ella intentó que el can volviera a la casa, pero tras varios intentos el perro volvía al lado de los restos de su dueño.

En 2012 la vida de esta noble mascota se popularizó porque algunos periódicos, canales de tv y portales digitales publicaron su historia.

Los medios de comunicación, ávidos de este tipo de noticias que apelan a la sensibilidad de los usuarios consumidores, han reseñado cientos de historias de animales “agradecidos”.

Destacan, por ejemplo, la reseña de Dindin, un fiel pingüino de Magallanes que apareció agonizante en una playa de Brasil y fue puesto a salvo y cuidado por Joao Pereira de Souza, un pensionado de 71 años. Una vez recuperado, Joao devolvió al pequeño pingüino al mar. Sin embargo, unos meses después y para sorpresa de todos, el animal regresó a la misma playa. Ahora, esa se convirtió en su rutina de migración.

También Christian, el león, fue famoso porque sus dueños, dos jóvenes londinenses, tuvieron que llevarlo a un refugio luego de que por su tamaño y peso se convirtiera en un animal peligroso. Años después, se grabó en vídeo el reencuentro y se puede apreciar el emotivo momento en que el felino reconoce a sus antiguos cuidadores y se abalanza cariñosamente sobre ellos.

ER

Artículos relacionados