Esta es la respuesta de Rusia ante acusaciones de EEUU sobre campos de concentración

Las declaraciones del Departamento de Estado de EE.UU. sobre la presencia de “campos de trabajo de Corea del Norte” en territorio de Rusia no tienen fundamento, afirmó este jueves la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova.

“Las afirmaciones sobre los presuntos trabajos forzosos de ciudadanos norcoreanos en ‘campos de trabajo’ de Corea del Norte situados en el territorio de Rusia, presentadas en el informe de EE.UU. sobre la situación del tráfico de personas, carecen de fundamento. Cuando aparecieron las primeras informaciones con las citas, incluso era difícil creerlo”, destacó Zajárova durante una sesión informativa.

Según el informe del Departamento de Estado de EEUU, publicado a fines de junio, el Gobierno ruso mantuvo y “recientemente amplió los contactos bilaterales con la República Popular Democrática de Corea (RPDC o Corea del Norte) en el marco de los cuales la RPDC gestionó campos de trabajo en el territorio ruso y sometió a miles de empleados norcoreanos a trabajos forzados”.

La diplomática aseguró que las nuevas “invenciones y fantasías” fueron publicadas por el Departamento de Estado con el objetivo de “usar la herramienta de protección de los derechos humanos para ejercer una presión unilateral sobre Corea del Norte y crear obstáculos artificiales para limitar la cooperación”.

“Ahí no se acaba la historia, habrá más”, concluyó Zajárova.

Este tipo de acusaciones por parte de Estados Unidos contra “adversarios” no es nada nuevo. En el caso de Venezuela, el gobierno de EEUU afirma que las fuerzas de seguridad que mantienen el orden interno del país frente a las protestas violentas de la oposición “reprimen” y “violentan” los derechos humanos de los “manifestantes pacíficos”, que han generado millones de dólares en pérdidas, decenas de muertes, entre ellos algunos quemados vivos tras acusarlos de “parecer chavistas”.

Por otro lado, resalta el doble rasero moral del gobierno estadounidense que ha admitido el establecimiento de cárceles secretas alrededor del mundo, donde torturan a “sospechosos” de terrorismo, sin proceso judicial alguno. También destacan los bombardeos y asesinatos selectivos contra también “sospechosos” de terrorismo, en los que han muertos miles de civiles inocentes como consecuencia de los “daños colaterales”.

Con información de Sputnik y RT

JA

Artículos relacionados