¨La Potencia del Chiringuito” : España abre sus fronteras a los turistas y a los cruceros

España inició el lunes su temporada turística de verano acogiendo a los visitantes vacunados de la mayoría de los países, así como a los visitantes europeos que puedan demostrar que no están infectados por el coronavirus. También reabrió sus puertos a las escalas de cruceros.

La medida abrió las fronteras para los primeros vacacionistas de Estados Unidos y otros países fuera de la Unión Europea que habían sido prohibidos desde marzo del año pasado, cuando la pandemia afectó a los viajes mundiales.

Matthew Eisenberg, un estudiante de 22 años, salió emocionado de la sala de llegadas del aeropuerto de Madrid, dispuesto a disfrutar de la capital española junto con otros dos amigos estadounidenses.

“Vinimos a España el primer día que pudimos, porque nos hace mucha ilusión viajar aquí”, dijo Eisenberg, mostrando el certificado de los dos pinchazos de Moderna que recibió en febrero y marzo.

PCR vs CVD

Los certificados oficiales deben demostrar que los visitantes se vacunaron al menos 14 días antes del viaje o que superaron una infección por COVID-19 en los últimos seis meses, según una orden del gobierno español publicada el sábado.

Los certificados pueden estar en español, inglés, francés o alemán, o sus traducciones equivalentes en español, según la orden. Las vacunas aceptadas son las aprobadas por el regulador europeo de medicamentos -Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson-, así como dos vacunas chinas autorizadas por la Organización Mundial de la Salud, Sinopharm y Sinovac.

Los mismos documentos serán válidos para los visitantes de la Unión Europea hasta que el bloque reúna su “Certificado Verde Digital” que algunos han bautizado como pasaporte de vacunas para viajar.

Los viajeros no vacunados de los 27 países de la UE también pueden entrar en España ahora con los resultados negativos de las recientes pruebas de antígenos, que son más baratas y rápidas que las pruebas de PCR para el coronavirus.

Pero España sigue prohibiendo la entrada a los viajeros no esenciales procedentes de Brasil, India y Sudáfrica, donde las variantes del virus han sido una fuente importante de preocupación.

El gobierno español se ha fijado como objetivo recibir entre 14,5 y 15,5 millones de visitantes entre julio y septiembre. Eso es alrededor del 40% de los turistas en el mismo periodo de 2019, pero el doble que el verano pasado, cuando sólo los visitantes de la UE podían entrar en España.

La  Potencia del Chiringuito

El turismo es una industria importante que en 2019 supuso más del 12% del PIB español.

En un contratiempo, a muchos de los turistas británicos, amantes de las playas del sur de Europa y que son los que más gastan entre los visitantes extranjeros en España, no se les espera aún en masa porque las autoridades británicas les exigen la cuarentena a su regreso al Reino Unido.

Randolph Sweeting, residente en Manchester, dijo que, a pesar del aislamiento obligatorio, sus vacaciones en Mallorca, una de las islas mediterráneas preferidas por muchos turistas europeos, merecieron la pena el autoaislamiento obligatorio.

“Estuve aquí dos veces el año pasado y cuando volví a casa tuve que hacer la cuarentena por mi cuenta durante dos semanas. Así que no es un problema para mí, ya lo he hecho antes”, dijo el hombre de 68 años en el aeropuerto de Palma de Mallorca.

Belén Sanmartín, directora del hotel Melià Calvià Beach de Mallorca, dijo que la decisión del gobierno del Reino Unido de mantener a España en su lista de territorios de alto riesgo era difícil de entender en las Islas Baleares, donde la tasa de infección es menor que en Gran Bretaña.

Brit IN

“Ha sido una gran decepción porque estábamos preparados para recibir visitantes del mercado británico, habíamos hecho los deberes”, dijo Sanmartin, añadiendo que las reservas en su hotel se estaban recuperando poco a poco sobre todo gracias a los españoles peninsulares y a los turistas alemanes y franceses.

En otra medida para impulsar el turismo, los puertos españoles se abrieron a los cruceros el lunes, casi 15 meses después de que se prohibieran al detectarse los primeros brotes de coronavirus.

Tras alcanzar un máximo a finales de enero de casi 900 nuevos casos por cada 100.000 residentes en 14 días, el indicador de contagio del coronavirus en España ha descendido a 117 por cada 100.000. Aun así, su descenso se ha estancado en los últimos días, ya que las nuevas infecciones se están extendiendo entre los grupos no vacunados.

España ha contabilizado más de 80.000 muertes por COVID-19 en la pandemia.

Artículos relacionados