Día mundial de la poesía: cinco voces venezolanas para celebrar

La decisión de proclamar el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía fue aprobada por la Unesco en 1999 y tiene como propósito promover la enseñanza de la poesía y apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética.

Para sumarnos a la celebración de una de las manifestaciones artísticas y ancestrales de la humanidad, ofrecemos una muestra de cinco poetas contemporáneos de Venezuela.

María Calcaño

Nació en Maracaibo en 1906, fue una mujer que se reveló a los cánones de la época, imprimiendo a su poesía una fuerza erótica considerada subversiva para su época

 Mariposas

Cazando mariposas

me sorprendió la lluvia.

Y al besar el agua

con goloso deseo mis mejillas

soñé contigo en la quietud del huerto…

Un azahar florido

completó mi retozo

y penetró de símbolo

mi fiesta de muchacho.

Y del verde ramaje estremecido

cien gritos

de pétalos fragantes

cayeron en el hueco de mis manos…

Y al sentir el invierno

tan de cerca,

hermoso y dominante,

pensé que lo mismo pasaría

cuando tú me quisieras.

Ida Gramcko

Nació en Puerto Cabello en 1924, sufrió una enfermedad psiquiátrica que la afectó durante un largo periodo. Su poesía es un grito al temperamento de las almas

Conocimiento

 Ya no bajamos la cabeza. Porque eso no es ser humilde.

Meditamos sin miedo. Hemos levantado la cabeza. Nadie nos

impone un mandato en la voz o en la vida. Pero no

engalanamos la cabeza, porque eso es dejar de ser sencillo.

Ya no nos subordinan el corazón. Hoy amamos sin miedo,

amar es casi siempre inevitable. Dejar de amar es dejar

de ser humilde. Hemos liberado el corazón pero esto

no significa sacrificio. Pues no añadimos al corazón un ardor

ciego. La pasión complica, retuerce, reconcome, cambia lo

sensible. Y esto impediría ser sencillos.

No creemos que la cabeza lo da todo. Eso sería ser simple.

No creemos que el corazón pueda negarnos algo. Eso

sería ser simple.

Para vivir, es necesario ser humilde, no engañarse, saber

lo que somos: acaso inmensidad; para vivir, es necesario

ser sencillo, ser espontaneidad aunque lo espontáneo

sea extraño a los demás e infinito.

Para vivir, es necesario todo eso. Para morir, es necesario

ser audaz. Ni bajar ni levantar la cabeza. Volverla cráneo.

Pero no enterrar aquello que mueve al corazón. Pues

el amor puede más que la tierra. Ser audaz es creer

que la muerte siempre es una vida infalible.

Hugo Fernández Oviol

Nació en Cabure, estado Falcón en 1927. Su poesía es un canto a la vida que resurge de la sencillez y retumba con la fiereza de la palabra para alzarse contra las injusticias humanas

Hay que poblar la casa

Hermano,

hay que poblar la casa

de voces que ahuyenten

este aletear de mariposas tristes,

que barran definitivamente

con esta inmundicia de palabras vacías,

que acaben para siempre

con este deambular de gestos sin sentido.

 

Hay que fundir estos muros funerarios

que le atan las manos al aire

y le impiden que charle con nosotros.

 

Hay que abrir las ventanas

y dejar que la luz

como una joven cierva alegre,

haga cabriolas sobre nuestras mesas.

 

Hay que derribar las puertas,

fusilar los cerrojos

y compartir pan y leche

con la lluvia y el hombre.

 

Arrojemos al cesto

nuestra mirada antigua,

los zapatos cansados,

los herrumbrosos cuchillos

y este peso inútil de conceptos baldíos

e invitemos al viento

a agitar nuestra camisa blanca

y a decirle a los hombres

que a orillas del sendero

está nuestra casa

con la puerta hacia el alba.

Lydda Franco Farías

Nació en San Luis, estado Falcón, en 1943. Una poeta luchadora de la causas justas tanto en lo artístico como en la acción. Es una de las principales exponentes de la poesía feminista.

cuando más sed tengo

tu sexo es un espejismo

tu sexo es ay un dragón me persigue

tu sexo ay es una lengua de fuego me calcino

tu sexo es un látigo húmedo me muero

tu sexo me hace perder el rubor la compostura

tu sexo es mi perdición mi día feriado

tu sexo (en teoría) es un río que se expande al infinito

tu sexo (en la práctica) es el cuerno de la abundancia mi sustento

tu sexo es turgencia y es relapso

tu sexo es mas bello que el unicornio

tu sexo es el emblema de mi salud

tu sexo es la espada de la justicia

tu sexo es el asta de la bandera

me hace odiar a los enemigos de la patria

Elí Galindo

Nació en San Sebastián de los Reyes, estado Aragua en 1947, colaboró en las principales revistas del país y fue profesor de la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela por más de 20 años.

Hoy me siento un árbol cargado de lluvia

Hoy me siento tendido bajo una gran oscuridad

estoy como una piedra

y fluye sobre mí

cruza su largo cuerpo como una barcaza

cubriendo todas las aguas

y se hunde

sin que las maderas humosas lleguen al fondo

 

es un sonido

suspendido o igual a esos animales

que viven del aire

y se desplazan

 

Hoy me siento un árbol cargado de lluvia

que alguien sacude bruscamente

 

Pienso en mis antepasados

y éstos van por mis ojos cerrados como un vapor

un soplo

que recorre mi sombra

husmeando las etapas de mi vida

esa línea

puesta allí como un animal sediento

por manos extrañas

que será cortada por manos extrañas

 

Cerrado como un círculo

hoy no doy paso

sino a esas cosas vagas

que levantan mi cabeza

que descienden

sobre mis cinco espíritus muertos

 

CMD

Artículos relacionados