Este viernes 22 de enero la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se sentó en el banquillo de los acusados por el caso por falsificación de su máster de la Universidad Rey Juan Carlos, en 2012; Cifuentes se enfrenta a una petición fiscal de tres años y tres meses de cárcel.

El Caso del Máster

Recordamos que Cifuentes está acusada por la falsificación de un acta de la Universidad Rey Juan Carlos para demostrar que había cursado un máster que, en realidad, no realizó.

Una vez que sale a la luz en marzo de 2019 el escándalo de su máster, Cifuentes no se mostró preocupada por el caso. Según su relato, pidió a las personas de su gabinete que recabaran de la universidad el título del máster, las calificaciones de las asignaturas y el pago de las tasas.

Aseguró que el 21 de marzo de 2018, pidió a sus colaboradores que hablaran con la universidad y recabaran “a la mayor brevedad posible los documentos acreditativos de que había realizado ese máster”.

La culpa del caso es de Álvaro Conde

Declaró que fue Álvarez Conde, quien le dio todas las facilidades para cursar los estudios del máster en la Universidad Rey Juan Carlos, disfrutando de ventajas como no asistir a clases de manera presencial hasta realizar trabajos para cada una de las asignaturas.

Sin embargo, no queda constancia de ninguno de esos escritos porque los enviaba a mano -nunca por mail- a la universidad a través de terceras personas: un familiar o alguien de su equipo, que no recuerda.

Todos estos supuestos trabajos tenían un destinatario, según Cifuentes Álvarez Conde quien falleció en 2019. «Yo todo lo hacía a través de Álvarez Conde» dijo y aseguró, en este caso, no tener relación con ninguno de los profesores en el entorno universitario.

El centro del caso ¿Y qué pasó con el Trabajo Fin de Máster?

En cuanto al Trabajo Fin de Máster (TFM), cuyas actas de defensa fueron falsificadas según admitió la directora de los estudios, Cifuentes dijo que lo presentó «en un acto muy informal». «No defendí el trabajo, expliqué las líneas generales». Y a estas personas a las que explicó -que no defendió, ha insistido- su trabajo no las ha sabido identificar si eran parte del tribunal «que luego lo evaluó o no».

Al ser consultada sobre los trabajos que iba presentando para la aprobación del Máster y si tiene respaldo del TFM indicó “los trabajos no los conservo. El TFM sí lo guardé y recuerdo haber guardado no solamente copia del original, una copia del documento definitivo sino que probablemente también tenga alguno de los borradores previos con anotaciones hechas pero no lo he encontrado”.

Una profesora del máster falsificó las notas bajo amenazas

La directora y profesora del máster, Cecilia Rosado, que declaró este lunes ante el juez, admitió que en este caso falsificó el acta de Cifuentes forjando las firmas y notas.

Admitió que lo hizo, tras recibir presiones de su jefe el catedrático y exdirector del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde y de María Teresa Feito, exasesora del gobierno regional.

Por este hecho para la directora  Rosado, la petición es de 21 meses de cárcel porque colaboró durante la investigación del caso y para Feito, acusada por un delito de falsedad documental, la Fiscalía pide los mismos años que para Cifuentes: tres años y tres meses.

Más allá del Máster

El 2 de junio de 2017 compareció ante la Comisión de Investigación de Corrupción de la Asamblea de Madrid, para aclarar presuntas irregularidades —investigadas por la Unidad Central Operativa (UCO) en el marco de la Operación Púnica— en la contratación y licitación en 2009 y 2011 de la cafetería del parlamento regional, correspondientes al período durante el cual Cifuentes era vicepresidenta primera y presidenta de la mesa de contratación, atribuyendo allí Cifuentes cualquier responsabilidad a los funcionarios.

En 2018 se difundió en los medios de comunicación un vídeo de seguridad fechado en 2011 en el que se observaba a Cristina Cifuentes en un cuarto de seguridad de un centro comercial tras un intento de hurto presuntamente cometido por la entonces vicepresidenta primera de la Asamblea de Madrid. Ese mismo día, en una rueda de prensa, Cifuentes anunció su renuncia al cargo de presidenta de la Comunidad de Madrid, afirmando ser víctima de una «campaña de acoso y derribo» y justificando su decisión en aras de impedir que pasase a gobernar según ella la «izquierda radical»

El 2 de septiembre de 2019 el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón imputó a Cifuentes presuntos delitos de financiación ilícita, desvío de dinero público y falsedad documental en una de las piezas del caso Púnica y la citó a declarar en octubre.

¿Quién es Cristina Cifuentes?

María Cristina Cifuentes Cuencas (Madrid, 1 de julio de 1964. Licenciada en Derecho y funcionaria de la Universidad Complutense de Madrid. En 1991 se convirtió en diputada en la Asamblea de Madrid. Entre 2017 y 2018 fue presidenta del PP de la Comunidad de Madrid, ocupó el cargo de delegada del Gobierno en dicha autonomía entre 2012 y 2015.

Otros de presuntos títulos falsificados ¿Idiosincrasia española?

En 2018 listas de políticos, iban y venían, donde señalaban a altos funcionarios con títulos y/o currículos presuntamente falsificados. La lista liderada por el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez; el ideólogo de Podemos, Juan Carlos Monedero; el número dos de Ciudadanos en Madrid, César Zafra, o el expresidente de la Generalidad, Carles Puigdemont.

La lista es la siguiente:

PSOE

  • Luis Roldán: Mintió diciendo que era ingeniero, tenía una licenciatura y un máster. En realidad no terminó el Bachillerato.
  • Pedro Sánchez: El exministro socialista Miguel Sebastián aseguró en privado que mientras era Ministro de Industria realizó el 90% de la tesis doctoral del líder socialista. Mintió en su currículum al ocultar que su licenciatura la había cursado en un centro privado religioso de El Escorial adscrito a la UCM. Presumía de un máster del IESE que en realidad era un curso en Liderazgo Público.
  • Susana Díaz: Presume haber aprobado un máster de un organismo financiado por los ERE de Andalucía.
  • Patxi López: Dijo ser ingeniero y ni siquiera pasó de primero de carrera.
  • Elena Valenciano: Dijo estar licenciada en Derecho y en Ciencias Políticas cuando en realidad no terminó ninguna carrera.
  • Bernat Soria: Candidato del PSOE en Alicante y ex ministro de Sanidad, dijo ser decano de la facultad de Medicina y haber sido investigador en Singapur.
  • José Blanco: Decía ser abogado cuando en realidad no superó primero de Derecho.
  • Estela Goikoetxea: Joven promesa socialista en Cantabria, tuvo que dimitir del Observatorio de la Sanidad Pública en Cantabria por decir que era licenciada en biotecnología.
  • José Manuel Franco: Líder del PSM, mintió al asegurar que era licenciado en Matemáticas.
  • Óscar Puente: El alcalde de Valladolid asegura en su CV tener un máster otorgado por una fundación afín al PSOE antes de acabar la licenciatura.
  • Isabel Ambrosio: Alcaldesa de Córdoba, aseguró ser licenciada en Magisterio.
  • Ximo Puig: Dijo estar en posesión de una licenciatura en Periodismo que no tiene.
  • Mámen Sánchez: La alcaldesa de Jerez se inventó dos carreras.
  • José Montilla: En la web del PSOE aparecía como licenciado y experto economista. Falso.

Podemos

  • Pablo Iglesias: Presume en la página web de Podemos de tener un nivel C2 en inglés. Existen vídeos en YouTube del líder de Podemos intentando hablar en inglés donde se demuestra la falsedad.
  • Juan Carlos Monedero: Además de asesorar a Hugo Chávez, se inventó un cargo como «consultor» del BCE. La entidad monetaria lo niega.
  • Lorena Ruiz-Huerta: La portavoz de Podemos en Madrid aprobó un curso presencial de liderazgo de la Universidad de Navarra sin ir a clase.
  • Marta Higueras: Número dos de Carmena, distribuyó un currículum en el que decía que fue jefe de la secretaría del Tribunal de Cuentas cuando en realidad solo fue secretaria de una consejera de IU.
  • Juan José Merlo: Diputado de Podemos en Galicia que se vio obligado a dimitir por decir que era ingeniero industrial.
  • Miguel Urbán: Eurodiputado de Podemos, se inventó una licenciatura en Historia.
  • Ada Colau: Aseguró ser abogada cuando ni estudió derecho ni terminó la carrera.

Ciudadanos

  • César Zafra: Número dos de Ciudadanos en Madrid, dijo que había ejercido de abogado sin serlo.
  • Miguel Ángel Gutiérrez: Número 4 de Ciudadanos en las listas por Madrid, aseguró durante una década ser doctor en ingeniería cuando en realidad era ingeniero topográfico.
  • Sadat Maraña: Líder de Ciudadanos en León, tuvo que abandonar su carrera política tras asegurar que había sido «economista».
  • Toni Cantó: Falseó su currículum, de filólogo con UPyD a no ser licenciado con Ciudadanos.
  • Rubén Gómez: Portavoz de Ciudadanos en Cantabria, aseguró ser licenciado en Física.
  • María Dolores Jiménez: Para conseguir ir en un tercer puesto en las listas de Ciudadanos por Murcia aseguró ser licenciada, tener un máster y un título superior en criminología.
  • Virginia Millán: Diputada de Ciudadanos que aseguraba en la web del Congreso haber sido abogada ejerciente durante 5 años.
  • Marta Marbán: Diputada de Ciudadanos en Madrid que dijo que tenía un puesto en una empresa que no correspondía al real y de la que fue despedida por enviar material electoral.

Otros

  • Javier Viondi (IU): Dijo que era médico sin serlo.
  • Johana Ortega (CDC): Mintió diciendo que era licenciada en Psicología.
  • Pilar Rahola (ERC): Decía tener dos doctorados, uno en Filología Hispánica y otro en Filología Catalana.
  • Carles Puigdemont: Dijo ser filólogo y periodista cuando en realidad su expediente académico termina en el bachillerato.
  • Maddalen Iriarte: Decía ser licenciada en periodismo y después pasó a un escaso «estudios de derecho».
  • Julen Arzuaga: Diputado de Bildu que dijo tener un máster en Derechos Humanos.

También te puede interesar: https://www.vtactual.com/actualidad-2/pequeno-nicolas-covid-espana/

Artículos relacionados