Científicos de #Venezuela combaten con una cayapa heroica al bloqueo

Científicos de #Venezuela combaten con una cayapa heroica al bloqueo

En agosto de 2018, a tres jóvenes ingenieros electrónicos de la Fundación Centro Nacional de Desarrollo e Investigación en Telecomunicaciones (Cendit), les encomendaron una misión: rescatar dos incubadoras neonatales del hospital Victorino Santaella que permanecían abandonadas y sin posibilidad de reparación, debido a que era imposible importar los repuestos a causa del bloqueo.

Orlando Villarroel, Carlelinés Gavidia y Carlos Aguilera dejaron de lado su erudición técnica y se concentraron en adquirir conocimientos de electromedicina para emprender tan delicada labor, ya que no se trataba de cualquier reparación sino del abordaje de equipos de los que depende la vida humana al momento del nacer. En 10 días recuperaron las incubadoras y poco tiempo después recibieron 30 equipos neonatales más.

Esa tropa creció a 10 miembros principales, sumando personal de Industrias Canaima y del CNTI (instituciones adscritas al Ministerio de Ciencia y Tecnología), y los que se han ido formando in situ durante las refacciones, gracias a una cruzada nacional que decidieron denominar Cayapa Heroica en homenaje a una gesta que cuenta con héroes anónimos, de carne y hueso.

Hasta hoy han revisado 909 equipos médicos, de los cuales lograron reparar y dejar completamente operativos 753. Entre otros, se trata de electrocardiógrafos, espirómetros, electroencefalogramas, nebulizadores, máquinas de anestesia, aspiradores, electrobisturís, incubadoras, presurómetros, desfibriladores, centrífugas, monitores multiparámetros, concentrador de oxígeno, etc., que permanecían arrumados en condición de desecho, fundamentalmente por falta de recursos, por las limitaciones del bloqueo, pero también por negligencia o porque muchos técnicos en electromedicina se han ido del país.

La cayapa ha visitado 52 hospitales en diez estados: Falcón, Portuguesa, Barinas, Sucre, Táchira, Nueva Esparta, Yaracuy, La Guaira, Miranda y Distrito Capital, donde han dejado su impronta de humanidad y patriotismo, y proyectan seguir en su campaña durante el 2020.

La guerra económica sí existe

“Venezuela tiene su mejor ejército, que son nuestros científicos, científicas y la ciencia aplicada; ustedes son el escudo protector del derecho de nuestra Patria a vivir y a existir” expresó hace un año el presidente Nicolás Maduro durante la instalación del Consejo Presidencial de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En esa ocasión, durante un acto que se transmitió por cadena nacional de radio y televisión desde el Palacio de Miraflores, la presidenta del Cendit, Gloria Carvalho, explicó emocionada que la guerra económica, en la que muchos no creen, se traduce también en un crimen de lesa humanidad. “El 70-80 por ciento de las incubadoras del país las adquirimos con el convenio Argentina-Venezuela, pero los promotores de los derechos humanos en el mundo, desde que ganó la derecha en Argentina, suspendieron la venta de repuestos y retiraron las compañías que les podían hacer servicio especializado” aclaró.

Carlelinés Gavidia, líder del proyecto Cayapa Heroica, ingeniera y jefa de la Unidad de Electrónica de Comunicaciones del Cendit desde 2014, recuerda que todo comenzó cuando el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, llevó su preocupación por las condiciones de muchos equipos neonatales de los hospitales mirandinos a una reunión del consejo científico de esa entidad. Fue cuando la presidenta del Cendit y hoy viceministra de Ciencia y Tecnología, Gloria Carvalho, como madre, se sensibilizó y asomó que sus muchachos, ingenieros en electrónica, telecomunicaciones, mecatrónicos, incluso físicos, estaban en la capacidad de revisar electrónicamente esas unidades, y por qué no, devolverles la vida útil.

Carlelinés aún se asombra: “Lo más cumbre es que los que estamos reparando esos equipos no somos ni madres, ni padres, por lo tanto no podemos tener mayor información por el hecho de que no hemos estado en una sala de parto o en un área de neonatología”. Sin embargo, agrega, desde un principio se dedicaron a revisar tutoriales de Youtube, manuales de fábrica y asesorarse con algunos amigos electromédicos hasta hacer lo que llaman “ingeniería inversa”, para conocer desde el principio el funcionamiento de cada pieza y encontrar las vías para su recuperación.

Una de las fallas mecánicas más recurrentes que ha encontrado, relata, es que las bisagras de las incubadoras están partidas o simplemente no están, y por esa razón dejan de usarlas. “Lo más importante es la calibración de los equipos, porque si la temperatura se ubica por encima o por debajo de lo normal, el recién nacido puede fallecer”.

El derecho a existir

Según Gloria Carvalho, es difícil establecer una cuantía, pero a mediados del año pasado se calculaba que este esfuerzo había permitido evitar el pago de incubadoras nuevas por un precio en el rango de los 7 mil dólares, en condiciones normales. En condiciones de bloqueo, ese monto fácilmente se puede duplicar.

El Consejo Presidencial de Ciencia y Tecnología arribó en febrero a su primer aniversario, con el objetivo de diseñar, desarrollar e implementar las líneas estratégicas, que en materia de ciencia, tecnología e innovación, contribuyan a vincular la producción investigadora e innovadora con las áreas prioritarias de desarrollo.

Entre sus tareas estratégicas está el desarrollar cinco vértices de aplicación en distintos ámbitos de la productividad, con el propósito de sustituir importaciones en áreas como salud y desarrollo de equipos médicos, alimentación, transporte y demás servicios; telecomunicaciones, desarrollos informáticos y ciencia aplicada; así como también escalamiento, inventiva e innovación industrial.

“Esto no es una tarea más”, aseguró durante la instalación del comité presidencial hace un año el primer mandatario nacional. La Cayapa Heroica, es parte de los resultados.

Marlon Zambrano/ VTActual.com

Metro de Caracas: un sistema «mata votos» en la capital venezolana

Artículos relacionados