#VTanálisis: La debacle industrial golpea el cimiento económico de China

#VTanálisis: La debacle industrial golpea el cimiento económico chino / Foto: VTactual

En China las pérdidas no son solo de vidas humanas. El coronavirus ha logrado causar un profundo impacto social y está poniendo a prueba la calma y la capacidad de resistencia del pueblo, pero algunos expertos avizoran una segunda bola de nieve cuesta abajo en la ladera.

Los efectos económicos de la crisis ocasionada por el brote viral de Wuhan comienzan a mermar la manufactura hasta mínimos históricos, mientras que repuntan los contagios en Hubei y en otras zonas del país, que para el momento acumulan 79 mil 251 casos, mientras que los fallecidos ya cuentan los 2 mil 835.

#VTanálisis: La debacle industrial golpea el cimiento económico chino
Tanto como los números sanitarios están empezando a preocupar las cifras del sector económico / Foto: Cortesía

Y aunque por primera vez, desde el inicio de la epidemia, el número de curados supera al de enfermos en China, unas 39 mil 002 personas contra las 37 mil 414 que siguen luchando contra la COVID-19, la preocupación ya es otra.

Marcadores de China inquietan

Hubo, esta semana, una histórica caída del indicador de referencia de la industria manufacturera del país, el índice PMI. Más de 50 puntos suponen expansión de la actividad, menos de 50, contracción.

Pues el marcador cayó a 35,7, desde los 50 que generó en enero, por lo que se habla de la peor lectura desde que se implementó en 2005, incluso peor que la más baja durante la crisis financiera de 2008, cuando en noviembre de ese año llegó a contabilizar las 38,8 unidades.

Los analistas sólo esperaban un retroceso de 4 a 5 puntos con respecto al dato previo, pero la caída acumuló 14,3 puntos. Y en los negocios no relacionados con la manufactura, el descenso estuvo peor: desde los 54,1 puntos de enero a los 29,6 de febrero, o 24,5 unidades menos.

#VTanálisis: La debacle industrial golpea el cimiento económico de China
La manufactura y el comercio del gigante asiático han retrocedido, y los fabricantes se inventan estrategias para reintegrar a las masas obreras a las líneas de producción / Foto: Cortesía

Sin embargo, las autoridades buscan suavizar las alarmas y aseguran que ambos marcadores mejorarán en marzo, ya que es el período del año en que más del 90 % de las compañías grandes y medianas prevén reactivarse tras el período vacacional del año nuevo chino.

Jinping desborda optimismo

El presidente chino, Xi Jinping, ha dicho esta semana que el impacto económico de la epidemia es “temporal y asumible” y garantizó que las medidas tomadas por las autoridades harán posible el cumplimiento de los objetivos de 2020.

Cabe decir que la meta de crecimiento de este año, aunque no ha sido anunciada oficialmente, se acerca a los 6 puntos porcentuales del PIB según expertos, que también indican que será imposible de cumplir si China no resuelve la crisis sanitaria a tiempo.

De hecho, la banca de inversión Goldman Sachs pronostica un incremento del PIB de 5,2% y la analista de riesgo Moody’s solo lo eleva hasta 5,3%.

Pero el líder chino mantiene el optimismo, y mencionó tener una “confianza total” en la victoria contra el virus gracias a la “tendencia positiva” en el control de la enfermedad manifiesta en los últimos días.

Desde Europa lo perciben diferente

Medios alemanes reportan, hasta el momento, 30% de las empresas de China han recuperado su actividad tras la crisis de Wuhan, pero que las pymes se han quedado sin recursos, y están al borde del cierre definitivo. Son las más vulnerables.

En España, por ejemplo, sus empresas de comunicación reportan que el país oriental lleva más de un mes paralizado, su transporte se haya restringido, la población enclaustrada sin trabajar para contener los contagios y la producción industrial, con un período de vacaciones de año nuevo extendido a causa de la epidemia, ralentizada.

Además, el consumo, que se dispara durante las vacaciones, se hundió, toda vez que el sector turístico “está en cuidados intensivos, sin perspectivas de mejorar a corto plazo”. Un panorama muy trágico que suma pérdidas en turismo y comercio de 196 mil millones de dólares, a juicio de Zhu Min, ex alto cargo del Fondo Monetario Internacional, sólo en enero y febrero.

Así las cosas, la epidemia habrá reducido el crecimiento económico chino, al primer trimestre de 2020, en 1,2%.

Se requiere urgente la vuelta al trabajo

El embate económico de la peor crisis sanitaria desde la creación de la República Popular en 1949, sólo podrá contenerse si se reanuda la productividad nacional, que a su vez se logrará con la vuelta al trabajo de los millones de empleados que siguen varados en sus localidades de origen.

Y hay quienes ya han empezado a incentivar el retorno. La taiwanesa Foxconn, una gran  fabricante mundial de componentes electrónicos cuyas principales factorías se ubican en el sur de China, ha empezado a ofrecer bonos a sus trabajadores para que se reincorporen a las cadenas de montaje.

Y si se menciona la guerra comercial que el gigante asiático mantiene con Estados Unidos y los problemas de endeudamiento de sus bancos y grandes empresas, habría que esperar que las compañías extranjeras no contemplen trasladar su producción a otros países.

FF/VTactual.com

Venezuela y China refuerzan la defensa del multilateralismo

Artículos relacionados