Cooperar con las investigaciones fue la única salida que encontró Cháverry

Ante las presiones ejercidas por la opinión pública peruana contra el Ministerio Público, señalada de obstaculizar las investigaciones por corrupción vinculadas a la empresa brasileña Odebrecht, este martes, el Fiscal General, Pedro Cháverry, presentó su dimisión.

“En aras de la autonomía del Ministerio Público y a fin de evitar que otros entes autónomos igualmente vulnerados inconstitucionalmente, si soy pretexto para que continúen estos actos ilegales contra la institución a la que represento, presentaré mi carta de renuncia al cargo de fiscal de la Nación”, indicó Cháverry en su cuenta en la red social Twitter.

Diversas protestas se registraron en el país, luego que Cháverry, apartara a los fiscales que llevaban adelante las investigaciones en  el marco de la operación Lava Jato, contra quienes incurrieron en actos delictivos en el país.

En este sentido, las críticas se hicieron recurrentes al darse a conocer sobre la separación de su cargo al magistrado José Domingo Pérez, cuya responsabilidad era profundizar en  las investigaciones a los exmandatarios Alan García, Alejandro Toledo, Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori.

Aunque días posteriores a esta decisión, Cháverry optó por revertir esta iniciativa y devolver sus cargo a los fiscales, las manifestaciones contra el Fiscal General se fortalecieron, en esta oportunidad para forzar su renuncia, al tener en cuenta sus acciones las cuales han contribuido a bloquear, con apoyo de la bancada fujimorista, las investigaciones que se adelantan en su contra por presuntamente estar vinculado en una red de corrupción

YR

Artículos relacionados