El nuevo escenario de EI tras la muerte de Al Baghdadi

La muerte del líder del grupo yihadista Estado Islámico, Al Baghdadi, ha traído momentos de mucha tensión en el oriente medio, debido a las posibles consecuencias que este hecho puede traer.

Se dio a conocer que durante una operación de Estados Unidos en territorio sirio, el líder del grupo islámico se quitó la vida con un chaleco explosivo, cerca de la frontera con Turquía. El presidente norteamericano #DonaldTrump, reaccionó al hecho: “Murió después de encontrarse en un túnel sin salida, gimiendo y llorando y gritando todo el tiempo

https://twitter.com/musselhan_68/status/1188507191034204162?s=20

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, escribió en twitter que “La muerte del líder de Dáesh (acrónimo árabe del EI) es una inflexión importante en nuestra lucha conjunta contra el terrorismo“. Para muchos expertos, la muerte del líder del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi no significará el fin del grupo y su ideología.

“Al igual que la muerte de Bin Laden no desarraigó el terrorismo, la muerte  de Al-Baghdadi tampoco será el fin del Daeshismo”

En un mensaje que publicó Abu Bakr al Baghdadi en su cuenta personal en la red social twitter, declaró que “ni la muerte de Bin Laden ni la de Al-Baghdadi serán el fin del combate contra el terrorismo del Daesh, sino sólo el fin de uno de sus capítulos. Su muerte es un símbolo de que aún es creciente y evidente. Creciente a causa de las políticas de EEUU, los petrodólares regionales y la ideología takfirí. Estas tres fuentes deben ser aniquiladas”.


La muerte de Bagdadi es un momento importante en nuestra lucha contra el terror, pero la batalla contra el mal de Daesh aún no ha terminado. Trabajaremos con nuestros socios de la coalición para poner fin a las actividades asesinas y bárbaras de Daesh de una vez por todas.

Por su parte el portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabieí ha afirmado que “la muerte de Al Baghdadi no será el fin del ‘daeshismo'”, y ha cargado contra las monarquías árabes suníes, a las que acusa de financiar a extremistas; y contra Estados Unidos, a quien culpa de “apoyar el despotismo”.

XC

Artículos relacionados