¡Ay Rajoy!

RAJOY EN TRES Y DOS

 

La moción de censura contra el actual presidente de España y socio de los grupos desestabilizadores del clima político en Venezuela: Mariano Rajoy demandada por Pablo Iglesias, – líder del novel partido hispano PODEMOS – requiere del respaldo de la mayoría absoluta del Congreso. Si la Cámara Baja vota y la aprueba, el candidato presentado en la moción quedará investido presidente del Gobierno automáticamente.

 

AUN CUANDO…

El presidente de la gestora del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Javier Fernández, dejó en manos del secretario general, Pedro Sánchez, la “decisión final” del voto de los socialistas en la moción de censura de Unidos Podemos contra Rajoy.

Fernández le dijo a Sánchez que “tiene que ser él” el que tome esa decisión y no señaló “ni su opinión ni su criterio” al respecto, aunque es conocido que el político español es partidario de votar en contra.

Sánchez, por su parte, es proclive a la abstención, con el argumento expresado por su equipo de que “Rajoy es censurable, pero Iglesias no es presidenciable”.

En la reunión, ambos hablaron de los preparativos del 39 Congreso Federal del 17 y 18 de junio, de la oposición parlamentaria y de la situación política actual, con “especial referencia” no solo a la moción de censura contra Mariano Rajoy, sino también a Cataluña.

Justo antes de reunirse con el presidente de la gestora, Pedro Sánchez mantuvo un encuentro, también en la sede federal del PSOE, con el primer secretario del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), Miquel Iceta, para tratar la situación política catalana.

Entretanto, en el Congreso, el portavoz provisional, José Luis Ábalos, subrayó que lo que hará Sánchez será una “propuesta” de voto y que el grupo parlamentario “está a tiempo todavía” de pronunciarse.

Ábalos, partidario también de la abstención, ha señalado que la suya es una “opinión personal como otra cualquiera”, que supone una “solución compensada” entre las razones que sí merecen una censura al presidente del Gobierno y que la “alternativa” no les parece “bien planteada”.

Información fechada el 29 de Mayo del 2017

¿Quién manda a quién?

 

 

 

NO OBSTANTE…

La aprobación de una moción de censura por parte del Congreso requeriría del respaldo de la mayoría absoluta de la Cámara. En caso de conseguirla, el candidato presentado quedaría automáticamente investido presidente del Gobierno. La votación, en todo caso, es pública por llamamiento, lo que implica que todos los diputados tienen que levantarse, contestar en voz alta y «retratarse» al expresar su posición.

Según el artículo 113 de la Constitución Española (conocida como LA PEPA), el Congreso puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción por mayoría absoluta de la moción de censura, que debe ser propuesta por, al menos, la décima parte de los diputados, es decir, 35, y debe incluir un candidato a la Presidencia.

Ese precepto establece que la moción no puede ser sometida a votación hasta cinco días después de su presentación, y en los dos primeros días de ese plazo, se pueden presentar mociones alternativas. Si la moción no sale adelante, los que la hubieran firmado no pueden presentar otra durante el mismo periodo de sesiones.

Si sale adelante, el Gobierno presentaría su dimisión ante el Rey y el candidato alternativo se entendería investido con la confianza de la Cámara «a los efectos previstos en el trámite de investidura», de forma que el «Rey le nombrará presidente del Gobierno».

Felipe y Pablo

El artículo 115 añade que la propuesta de disolución de las Cortes por parte del presidente no podrá presentarse cuando esté en trámite la moción. Además, el Reglamento del Congreso español precisa en su artículo 85.2 que las votaciones para la moción son públicas por llamamiento, es decir, que todos los diputados deben expresar en voz alta desde el escaño su posición. Asimismo, afirma que el candidato propuesto tiene que haber aceptado la candidatura.

La Mesa del Congreso, tras comprobar que la moción de censura reúne los requisitos señalados, la admitirá a trámite, dando cuenta al presidente del Gobierno y a los portavoces de los grupos parlamentarios.

DEBATE

El debate se iniciaría por la defensa de la moción de censura que formula uno de los diputados firmantes en la misma. A continuación, puede intervenir el candidato propuesto, a efectos de exponer su programa político.

Tras la interrupción decretada por la Presidencia, podrá intervenir un representante de cada uno de los grupos parlamentarios de la Cámara, con derecho a un turno de réplica o rectificación.

Si se hubiera presentado más de una moción de censura, la Presidencia del Congreso puede acordar el debate conjunto de todas las incluidas en el orden del día, pero habrán de ser sometidas a votación por separado.

La votación se celebraría a la hora previamente anunciada por la Presidencia del Congreso sin poder ser anterior al transcurso de cinco días desde la presentación de la primera de las mociones.

La aprobación requiere del voto a favor de la mayoría absoluta del Congreso, es decir, 176 diputados y una vez aprobada, no se podría someter a votación las otras mociones presentadas.

FC

Artículos relacionados