Asesoría y gestoría: ¿son lo mismo?

Se trata de dos tipos de servicios que se vuelven imprescindibles para las empresas y trabajadores autónomos. Aunque son totalmente complementarios, lo cierto es que, antes de contratar las prestaciones de una asesoría o de una gestoría, es importante conocer cuáles son sus principales diferencias.

En muchas ocasiones, la mayoría de personas habla de este tipo de profesionales como si hicieran las mismas funciones. Si bien es cierto que, hay momentos en los que el trabajo de las asesorías y las gestorías es complementario y necesario de unir, en otras no lo son tanto. Actualmente, en el terreno laboral y fiscal, se pueden encontrar numerosos expertos que ayudan en todo momento a sus clientes a llevar a cabo las mejores acciones para su negocio, aunque, la mejor opción en estos casos es apostar o bien por una asesoría o bien, por una gestoría.

El error en estos casos recae en pensar que ambas van a ofrecer los mismos servicios y prestaciones, pero no siempre es así. De esta manera, en el caso de ser una empresa o un profesional autónomo, antes de realizar la contratación oportuna, es importante saber cuáles son las diferencias entre ambas.

¿Qué hay que saber sobre las gestorías?

Por norma general, las gestorías son las más demandadas entre empresas y trabajadores autónomos, puesto que son las encargadas, tal y como su nombre indica, de gestionar todo lo que tiene que ver con las entidades. Sin ir más lejos, en el caso de estar buscando una gestoría Leganés, lo primero que hay que decir es que será la mejor aliada en todo lo relacionado con los trámites administrativos.

De esta manera, contar con una gestoría de confianza se traduce en poder dejar en mano de buenos profesionales procesos tributarios, las altas y bajas de trabajadores, control de subvenciones y ayudas, constituir empresas o incluso pueden adoptar el rol de representantes legales de las mismas o de los propios trabajadores autónomos.

¿Y qué hacen las asesorías?

Por su parte, como bien se nombran, las asesorías son las que cuentan con profesionales que asesoran a los clientes, ya sea personas físicas o empresas, con el fin de que puedan realizar todos los trámites oportunos, sobre la base de la legislación vigente, al igual que ayudan en todo lo relacionado con la contabilidad y la fiscalidad del negocio.

Así, si se tiene una asesoría Leganés, los clientes se garantizan que contarán con expertos que ayudarán a resolver todo tipo de dudas, sabiendo además que se trata de especialistas que están totalmente actualizados en relación con las normativas y leyes.

¿Cuáles son sus diferencias?

Ahora que se ha explicado en qué consiste cada una de ellas, antes de decantarse por un servicio u otro, es fundamental que se conozcan cuáles son las principales diferencias que presentan. De esta manera, una de las primeras cosas que hay que mencionar es que, las gestorías deben contar con gestores expertos que tengan la homologación correspondiente para llevar a cabo esta actividad.

Así, es conveniente saber, antes de contratar estos servicios, que los gestores estén colegiados, además de cerciorarse de que llevan a cabo todos los trámites que pueden hacer, sabiendo que las gestorías pueden realizar diversos procedimientos.

Por su parte, las asesorías también cuentan con profesionales asesores, no obstante, estos no pueden encargarse de llevar a cabo trámites, puesto que su principal función es aconsejar a los clientes sobre los diferentes procesos y servir como guía a los mismos.

Finalmente, hay que decir que, a pesar de estas diferencias, tanto gestorías como asesorías siempre deben trabajar en conjunto para ofrecer las mejores soluciones a los clientes, independientemente de que sean empresas o autónomos. De esta forma, los usuarios cuentan con un servicio mucho más completo, tanto de asesoramiento como de ejecución, en las gestiones más importantes que deben hacer. Por tanto, la mejor solución para estos colectivos no es otra que contar con un servicio que englobe las funciones de ambas.

Artículos relacionados