Ante tanta verdad el representante de EEUU en la ONU fingió estar dormido

Suele ser un escape recurrente fingir el sueño para huir de una realidad molesta, que no agrada. Eso parece haber afectado al delegado de Estados Unidos en la Organización de Naciones Unidas cuando tomó la palabra el ministro para Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, para decir algunas verdades sobre la hipocresía estadounidense en el mundo, en torno a temas como el terrorismo, las drogas y el cambio climático, en los que la nación norteamericana tiene responsabilidades directas.

Mientras el funcionario fingía dormir, Arreaza afirmó que Venezuela rechaza el terrorismo en todas sus modalidades, y destacó que EEUU lo utiliza en países estratégicos, “procuran el control de recursos naturales estratégicos, utilizando para ello la fuerza militar sin compasión”, dijo.

“Venezuela hace votos por el éxito en los trabajos que está haciendo el secretario general adjunto de la lucha contra el terrorismo como jefe y coordinador de la estrategia global de las Naciones Unidas. Venezuela espera que esas labores condenen igualmente el terrorismo de Estado”, agregó.

De igual forma, rechazó que se haya pretendido señalar a Venezuela por narcotráficos, reiteró que el país no es productor de drogas. Señaló que Colombia es el primer productor del mundo, sin embargo, alertó al mundo sobre el papel de EEUU como principal consumidor de drogas, al fortalecer el negocio del narcotráfico en el mundo.

De igual forma, el canciller venezolano resaltó el protagonismo de Estados Unidos en el cambio climático que afecta al planeta y el descaro en la decisión del presidente Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París.

Ante la solidez de los argumentos del canciller venezolano, la mejor salida del representente norteamericano fue fingir un sueño profundo, sin embargo, el resto de la comunidad internacional aplaudió y felicitó el discurso de Venezuela.

JS

Artículos relacionados