InicioDestacadaA un año del acuerdo, la paz avanza lento en Colombia

A un año del acuerdo, la paz avanza lento en Colombia

A un año de la histórica firma del Acuerdo final de Paz entre miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno liderado por Juan Manuel Santos; apenas se cumplió el 18% de los acuerdo, según un informe del Observatorio de Seguimiento a la implementación del Acuerdo de Paz. Luego el proceso fue empujado por el fast track dejando un sinsabor en las bocas de los colombianos. En el ínterin, no cesaron los asesinatos a líderes sociales.

De acuerdo a ese documento publicado en octubre pasado: “el estado actual de la implementación tiene que ver más con los puntos de dejación de armas y la conversión de las FARC en partido político; y en menor proporción con los temas de reforma política, y los puntos referidos a derechos sociales y económicos de las comunidades rurales en las zonas del conflicto”.

Esa era la alerta a mes y medio del fast track, nombre que se le dio al mecanismo de vía legislativa rápida para tramitar leyes y normas para la implementación del acuerdo de paz. Así pues cumplido el año de aquella firma y dada la lentitud con la que avanzaba el proceso; durante los últimos días de noviembre, se dio pie a los debates en el congreso. El balance no es muy alentador.

Por falta de un voto, el Congreso de la República hundió la creación de las 16 circunscripciones de paz. El resultado fue de 50 votos a favor y siete en contra, lo que niega la posibilidad de la creación de estas curules.

Se hundieron también en el marco del fast track los proyectos de la adjudicación de baldíos, la ley del sistema nacional catastral multipropósito, el proyecto que buscaba reformar la ley de garantías en época electoral, la ley que buscaba dar un tratamiento jurídico especial a los pequeños cultivadores y la ley que daba un marco especial de sometimiento a las bandas criminales.

En último día de fast track el Senado aprobó la conciliación de la Ley Estatutaria que reglamenta la aplicación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Igualmente, con lo aprobado en el Senado se habilitó la participación en política de los exguerrilleros de las FARC, pero antes deben someterse ante la JEP, comprometerse a decir la verdad y reparar a las víctimas.

Pareciera entonces que, tal como lo advirtió el Observatorio de Seguimiento a la implementación del Acuerdo de Paz; lo adelantado en la paz prioriza la dejación de armas y la conversión de las FARC en partido político en detrimento de los acuerdos concernientes a la reforma rural integral y a la sustitución de cultivos. Mientras tanto, más de 160 líderes sociales fueron asesinados en 2017; muchos de ellos impulsores precisamente del proceso de sustitución gradual y voluntaria de cultivos de uso ilícito.

 

KP Con información de El Colombiano y El Universal de Colombia

¿Asesinato de jefe de las FARC-EP en Colombia hará peligrar acuerdo de paz?

LEE Más

spot_img