InicioECONOMÍA Y FINANZASAgresividad de Washington dispara criptomonedas

Agresividad de Washington dispara criptomonedas

El pujante mercado de las criptomonedas parece no detenerse en su alza, al menos en el corto plazo. Múltiples factores han hecho posible este crecimiento inusitado, entre ellas las políticas empleadas por el gobierno de EE.UU, basadas en el despilfarro del tesoro público y la tensión que han generado últimamente en oriente medio, Irán y Corea del Norte.

El Bitcoin luce indetenible al inicio de la tercera semana del mes de mayo, justo cuando su comportamiento durante las semanas anteriores, había mostrado un récord en su cotización. Actualmente el criptoactivo supera los 8.400 dólares por unidad, y con la legalización de su uso en algunos países de la Unión Europea, no se vislumbra una caída temprana en los próximos meses.

Ni siquiera la dura propaganda adversa que algunos detractores hacen en su contra, ha logrado detener el alza de la más sólida de las criptomonedas. Diarios como ABC, en España, publican constantemente informaciones y entrevistas especializadas a expertos que promueven limitaciones al comercio en criptomonedas, pues a su juicio la condición de «anonimato» puede abrir diferentes caminos para el blanqueo de capitales.

La Unión Europea ha aprobado este lunes una nueva normativa contra el blanqueo de capitales que, entre otras cuestiones, tiene el objetivo de combatir el anonimato en el mercado de criptomonedas como el bitcoin y facilitar el acceso a información sobre propietarios reales de empresas.

Desde finales de 2017 un informe denominado Previsiones Extravagantes, se aventuraba a asegurar que el gasto fiscal de la administración Trump y la consecuente inflación que ello produciría, llevaría «el dólar hasta la Luna», lo que haría del dólar, una moneda atractiva para los inversionistas extranjeros. Pero ese efecto dominó en mercados emergentes como el de China, impulsaría además la búsqueda de otras alternativas de pago en monedas no emitidas por bancos centrales.

En diciembre del año pasado, ya despuntaba el protagonismo de las criptomonedas para este 2018. El economista jefe de Saxo Bank, Steen Jakobsen, vislumbraba que el bitcoin podría triplicar su valor durante éste año y pasar de los 400 dólares en 2016 a 2 mil 100 dólares en 2108. El especialista se quedó corto, pues no incluyó en su presupuesto el endurecimiento de las políticas de la Casa Blanca que han disparado los mercados internacionales, incluyendo el del mercado petrolero, que no se veía tan rebosante desde 2014.

Este escenario alentador para el crecimiento y fortalecimiento de las criptomonedas, luce favorable para el naciente criptoactivo venezolano: El Petro. Este mecanismo se ha convertido en una de las esperanzas para sacar al país suramericano de la profunda crisis interna que vive producto de un bloqueo financiero y varios desaciertos en materia económica.

Para asfixiar aún más la golpeada economía venezolana, la administración Trump giró una orden ejecutiva que intenta torpedear la iniciativa del gobierno de Nicolás Maduro, que busca sortear las sanciones impuestas desde Washington. Aun así, las ventas en Petro dejaron al país caribeño unos 600 millones de Euros en ganancias, tras su primera jornada de comercialización.

Recientemente el mandatario venezolano declaró al estado Nueva Esparta, del que forma parte la turística Isla de Margarita, como Zona Económica Especial de uso del Petro, con lo cual abre el camino a la inversión extranjera en la región a través de la criptodivisa. Junto a Margarita también fueron declarados el archipiélago de Los Roques, la península de Paraguaná, en Falcón y el eje fronterizo Ureña San Antonio, en occidental estado Táchira.

 

RB

LEE Más

spot_img