Pánico por error da oportunidad al discurso de la guerra

Tras lanzar una alarma de ataque contra Hawái, el gobierno de esa región estadounidense se vio obligada a desmentir tal información, que puso en vilo a toda la población del lugar desde pasadas las 8 de la mañana del 15 de enero.

Con mucha demora, las autoridades informaron a los hawaianos que se trataba de un error: los casi 40 minutos durante los cuales pensaron que efectivamente estaban bajo ataque, fueron suficientes para generar pánico ante la inminente guerra.

La congresista local Tulsi Gabbard aseguró a la CNN que “la gente de Hawái ha tenido una prueba de la dura realidad a la que nos enfrentamos aquí con un posible ataque nuclear”, a lo que añadió que estas personas (más de un millón de habitantes) “se han encontrado con la realidad de que tienen 15 minutos para encontrar un refugio“.

Mensaje enviado a los móviles de los habitantes de la isla, y su posterior fe de errata.

Aunque autoridades locales se han disculpado de manera enfática y han condenado el error cometido por un trabajador de la Administración de Emergencias del Estado, el hecho muestra un poco confiable sistema de alertas, como han evaluado los habitantes de la zona.

Pero también cabe preguntarse si no se trata de algo premeditado, para alimentar la tensión sobre el programa nuclear norcoreano, cuyo objetivo más cercano en los Estados Unidos sería precisamente la isla: en definitiva, desde la nación asiática los alegatos de la capacidad de atacar territorio norteamericano han sido reiterados, mientras que el presidente Donald Trump se ha enfocado en profundizar el conflicto con amenazas contra su par, Kim Jong Un.

JI

Después del susto, un gusto: lo más buscado por los hawaianos tras falsa alarma

Artículos relacionados