InicioDestacadaLo que dejaron las Coreas sentadas a la mesa

Lo que dejaron las Coreas sentadas a la mesa

Por primera vez en dos años, autoridades de las dos Coreas (Norte y Sur) se sentaron a dialogar sus diferencias en una mesa de trabajo bilateral, esperando solventar la tensión que durante el año 2017 copó gran parte de la atención del mundo.

El conflicto de la península coreana llegó a niveles en los que se incluyó Estados Unidos, avivando mediáticamente la amenaza de un conflicto nuclear, que desde el lado norcoreano fue respondido de manera contundente, en múltiples ocasiones.

Pero con la llegada del 2018, se renovaron los esfuerzos de ambas naciones asiáticas para retomar el sendero de la paz, y el encuentro sentó las bases de una nueva intención de dialogar, con avances que, aunque parecen menores hasta el momento, pueden abrir una nueva etapa para la península.

Entre los logros del encuentro, que se efectuó en la zona desmilitarazada de Panmunjom, frontera entre ambos países, se encuentra la aceptación de Pyngyang de participar o al menos discutir su posible incursión en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, a disputarse en esa ciudad surcoreana, catalogada por Seúl como «los juegos de la paz».

A la par, ambas delegaciones acordaron también un encuentro de negociaciones de nivel militar, para «evitar incidentes» que puedan generar una nueva situación tensa que desencadene en un enfrentamiento bélico. Esto último parecía imposible hasta hace poco, especialmente por cómo EEUU había azuzado a los perros de la guerra en la región asiática.

Sin embargo, desde Corea del Sur se anunció recientemente que las maniobras militares conjuntas que tenían programadas junto a Washington serían aplazadas hasta pasada la cita deportiva, lo que abrió una brecha que ha permitido esta opción de conversaciones entre Seúl y Pyongyang.

Finalmente, se acordó un nuevo encuentro para afinar detalles de cara a los juegos, para este lunes 15 de enero, a la vez que se ha asomado la opción de llevar a cabo un encuentro entre las familias separadas por la guerra, que podría ocurrir en febrero próximo, a propósito del año nuevo asiático.

JI

 

 

LEE Más