Gases de efecto invernadero tocan máximo histórico y abren “nueva era”

Los gases de efecto invernadero aumentaron hasta un nivel máximo en 2015, poniendo al cambio climático en una nueva fase que podría durar generaciones pese a las actuaciones de los gobiernos para frenar el calentamiento global generado por el ser humano, dijo el lunes la Organización Meteorológica Mundial.

La concentración media global de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, alcanzó las 400 partes por millón (ppm) en la atmósfera por primera vez desde que se registra y se colocó un 44 por ciento por encima de los niveles previos a la Revolución Industrial, añadió la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por su sigla en inglés), que pertenece a la ONU.

El aumento, que continúa en 2016, contrasta con los acuerdos alcanzados por casi 200 países para comenzar a controlar las emisiones, entre ellos el Acuerdo de París el año pasado para eliminar progresivamente el uso de combustibles fósiles a favor de la energía renovable en la segunda mitad de este siglo.

“El año 2015 dio lugar a una nueva era de optimismo y acción climática con el acuerdo sobre el clima de París. Pero también hará historia al iniciar una nueva era de la realidad del cambio climático con un máximo récord en las concentraciones de gases de efecto invernadero”, dijo el secretario general de la WMO Petteri Taalas, en un comunicado.

Los niveles han alcanzado 400 ppm en algunos lugares y meses, pero “nunca antes en una base de media mundial para todo el año”, dijo la WMO en un boletín anual de gases de efecto invernadero.

Estos gases previsiblemente sigan aumentando en la atmósfera a menos que los científicos desarrollen nuevas tecnologías para extraer el carbono de la atmósfera. El calentamiento originado por el ser humano es considerado el causante de olas de calor, lluvias torrenciales, sequías y el aumento del nivel del mar.

“El problema real es el dióxido de carbono, que permanece en la atmósfera durante miles de años”, dijo Talaas.

El observatorio de Mauna Loa en Hawaii, la principal estación de medición cuyo registro se remonta hasta 1958, “predice que las concentraciones de dióxido de carbono permanecerán por encima de los 400 ppm todo 2016 y no bajarán de ese nivel durante muchas generaciones”, dijo la WMO.

 

Artículos relacionados