Esclavitud existe hoy en día, aquí un ejemplo

Muchos piensan que tras el advenimiento del capitalismo mundial, la esclavitud fue dejada atrás y toda la humanidad goza de la felicidad consumista propia de los países de Occidente. Nada más alejado de la realidad y un ejemplo de ello es lo que encontraron inspectores laborales en una plantación azucarera de Karnataka, en el sur de la India.

Allí, la policía rescató a 28 personas sometidas a un régimen abusivo que comprende tráfico de trabajadores, mano de obra infantil y violación de las leyes contra la servidumbre, entre otros delitos cometidos por el supervisor del campo, su asistente y una fábrica dirigida por Bannari Amman Sugars Ltd., una de las más grandes productoras de azúcar del país.

“Hallamos evidencia clara de esclavitud, con trabajadores a los que no les pagaban el salario mínimo y con niños menores de 14 años que eran usados para cortar la caña”, detalló Soujanya Karthik, uno de los miembros de la administración del distrito de Mysore que socorrió a las víctimas, publicó la agencia Reuters, citada por RT.

Lavándose las manos

Sin pudor, el gerente de la empresa negó las acusaciones y aseguró que el cumplimiento de la ley no era asunto suyo, ya que su labor no era hacer cumplir la ley a los productores, quienes llevan la cosecha hasta la puerta de la empresa.

“Garantizar el cumplimiento en los campos no es nuestro trabajo, solo tratamos con el contratista que suministra la caña. Dentro de la fábrica, seguimos las leyes laborales”, recalcó el gerente general, identificado como Veluswarmy.

esclavitud moderna
Agricultores cargan caña de azúcar cosechada en un remolque en el distrito de Satara, India. Reuters.

Lo que dicen las víctimas

De acuerdo al testimonio de los trabajadores, cada familia recibía mil rupias (15 dólares) como pago semanal, cuya jornada laboral se extendía hasta por 12 horas, cortando, juntando y cargando la caña de azúcar. El sometimiento era tal que a uno de los trabajadores, Gowramma Raja, ni siquiera lo autorizaron a faltar cuando su hijo murió. “Tuve que rogarles para que me dieran unos días de licencia”, dijo.

Por su parte, William Christopher, de la ONG International Justice Mission (Misión Internacional de Justicia, en español) que asistió al Gobierno en el rescate de los trabajadores esclavizados, insistió en que hay pruebas de la explotación en los campos. “Vivían en condiciones inseguras en carpas de lona sin luz, baño ni agua potable”, detalló.

Con información de RT

JA

Artículos relacionados