El dedo de Dios y la naturaleza sagrada de los Tepuyes Venezolanos

Uno de los más imponentes escenarios naturales de Venezuela es el Parque Nacional Canaima, un sitio mágico e imponente de La Gran Sabana, que entraña lo más hermoso de la fauna, flora y cultura del país que tiene la más impactante naturaleza sagrada de América del Sur.

El tepuy es una imponente formación rocosa con una antigüedad mayor a los 1.700 millones de años, y viene siendo una de las más antiguas que existe en el planeta. El tepuy es una meseta abrupta, con cimas planas (en su mayoría) y paredes verticales. Están ubicados en la Gran Sabana de Venezuela, aunque existen formaciones similares en Guyana, Brasil y Colombia. En estas se desarrollan formas evolutivas únicas de plantas y animales.

TEPUY 4

La palabra “tepuy” significa “montaña” ó “morada de los dioses”; el origen de este vocablo proviene de la lengua indígena de los Pemones.

En Venezuela se han clasificado más de 50 tepuyes, los cuales se encuentran protegidos por Decretos Nacionales que les otorga el rango de Parque Nacional ó Monumento Natural. Asimismo en pro de preservar estos ecosistemas únicos en el mundo, en 1991 se creó la Reserva de la Biósfera “Alto Orinoco-Casiquiare”, en la que se incluyeron cuatro Parques Nacionales y cinco Monumentos Naturales.

Angel Falls

En 1995 la UNESCO nombró al Parque Nacional Canaima como Patrimonio Mundial Natural de la Humanidad.

Poseen alturas comprendidas entre los 1.500 y los 3.015 metros sobre el nivel del mar. Es el segundo sistema montañoso más alto de América del Sur, después de la Cordillera de Los Andes.

TEPUY 2

Estas mesetas albergan una riqueza florística incalculable, solamente en la Guayana venezolana se han registrado mas de 10.000 especies de plantas silvestres de las cuales 3.000 sólo se consiguen en las cumbres de los tepuyes. En ellos habitan especies únicas en el mundo; la poca presencia de nutrientes en sus suelos han dado origen a una considerable variedad de plantas carnívoras.

Heliamphora Chimantensis, planta carnívora descubierta en el año 2001, en el Tepuy de Chimantá, Venezuela.
Heliamphora Chimantensis, planta carnívora descubierta en el año 2001, en el Tepuy de Chimantá, Venezuela.

En este sentido, muchas especies de plantas y animales que habitan en los tepuyes aún no han sido clasificadas; se estima que muchas de estas no han sido descubiertas.

Angel Falls

Lugares tocados por el dedo de Dios

No sólo la flora y la fauna son de gran atractivo para científicos e investigadores, sino también las cavernas, lagunas, ríos y cascadas que se desprenden de las imponentes mesetas. Tal es el caso de El Salto Ángel, la caída de agua más alta del mundo, la cual se origina en el Auyantepui. En esta maravilla se han descubierto diversos tesoros naturales que, al igual que el Roraima Tepui y La Neblina, lo hacen formar parte de los tepuyes más importantes de Venezuela.

El Salto Ángel, Venezuela.
El Salto Ángel, Venezuela.

El filme AVATAR y El Salto Ángel

Por lo visto, Venezuela, llamada por muchos «El Gran Paraíso», no deja de inspirar. El complejo y exuberante mundo que ideó James Cameron para «Avatar» requirió el arte del venezolano Luis Pagés, director de efectos visuales, quien se inspiró en El Salto Ángel, con sus 979 metros de altura, en el Parque Nacional Canaima, para crear las cascadas de la película. «Tenía fotos del Salto Ángel todo el tiempo en mi computadora para comparar lo que hacía y recrear tal cual a Pandora, por la belleza incomparable de Venezuela» aseguró el especialista.

La película, dirigida por James Cameron, llegó a las salas de cine en 2009. Sólo en 17 días superó la barrera de los 1.000 millones de dólares de recaudación. Al cabo de tres semanas ya adelantaba a Titanic, hasta ese momento la película que más ingresos había generado en los cines de todo el mundo. Así que Venezuela y sus impresionantes tepuyes fueron admirados por millones de espectadores en todo el mundo. Luis Pagés recogió uno de los tres Óscar que la película ganó en 2010: el de mejores efectos visuales.

Principales mesetas o tepuyes de Venezuela

1. Autanatepui. Alcanza los 1.300 metros sobre el suelo selvático. En su superficie se observan enormes hoyos de unos 400 metros de profundidad. Se ha sugerido que podría tratarse de cavernas cuyas bóvedas colapsaron. Contiene una abertura muy angosta que atraviesa el tepuy por su parte más angosta. A través de dicha abertura pasó, de un lado al otro, un avión ultraliviano en una de las aventuras más arriesgadas de que se tenga noticia, que fue filmada en un programa de TV llamado Expedición.

TEPUY 3

2. Auyantepuy. Esta meseta tiene una superficie de 700 kilómetros cuadrados. Desde su cima se precipita la cascada más alta del mundo: El Salto Ángel. A diferencia de los tepuyes orientales (Roraima, Matawi, Illú, ect.) que poseen una superficie rocosa casi desnuda, el Auyantepuy presenta una diversidad de ambientes con valles, ríos, selvas y montañas internas que lo dividen. El Auyantepuy es el tepuy más extenso del estado Bolívar y posee una altitud de 2.450 metros sobre el nivel del mar.

TEPUY 6

3. Neblinatepui. El más alto de todos los tepuyes, también es conocido como el Pico da Neblina. Se encuentra en medio de la Selva Amazónica. Su nombre se debe a la nubosidad y continúas lluvias que mantienen en el área una gran humedad, sin que aparentemente exista una temporada seca.

Por ser una zona limítrofe entre Brasil y Venezuela está sujeto a acuerdos internacionales que establecen que los sectores que drenan sus aguas hacia los ríos Orinoco y Casiquiare pertenecen a Venezuela y los que drenan hacía el río Amazonas pertenecen a Brasil. Esto origina que el Pico da Neblina está en territorio brasilero y sus 3.040 metros constituyen la mayor altura de ese país. Ambos países han decretado Parques Nacionales en la zona que sumados alcanzan una superficie de 3.600.000 ha.

En el lado brasilero se le llama Parque Nacional Pico da Neblina y del lado venezolano Parque Nacional Serranía La Neblina. A diferencia de las otras montañas de areniscas (tepuyes) que, por lo general, tienen sus cumbres planas y los estratos horizontales, en el Cerro La Neblina se encuentran plegados de tal manera que la superficie de la montaña muestra profundos valles y picos agudos, teniendo a lo largo de su eje principal un valle conocido como el Cañón del río Baria, uno de los más profundos del mundo.

Su vegetación es típica del lugar y se estima que más del 50% de las especies encontradas en su cumbre son endémicas. Tiene un clima lluvioso de selva tipo amazónico, su temperatura anual oscila entre los 8 – 27 °C y el promedio de lluvia es de 4.000 mm.

TEPUY 5

4. Ptaritepui. Las paredes rocosas de esta meseta son tan abruptas que se supone que un número particularmente elevado de nuevas especies podría ser encontrado allí.

5. Roraima-Tepui. También conocido como Monte Roraima. Es el tepuy más alto, con 2.810 metros sobre el nivel del mar. El nombre con que lo llaman los indígenas es Roraima, que quiere decir algo como “el gran verde azulado”. Es uno de los tepuyes de más fácil acceso, por una rampa natural, y por lo tanto uno de los más visitados. Requiere de un buen estado físico, más no el de un escalador. El territorio de este tepuy es compartido con Brasil, el Territorio en Reclamación y Venezuela. Un reporte de Robert Hermann Schomburgk, famoso investigador y explorador de Sudamérica, inspiró al autor inglés, Arthur Conan Doyle, para su novela El Mundo Perdido.

6. Sarisariñama. Situada en el Parque Nacional Jaua-Sarisariñama, en el extremo sureste del estado venezolano: Bolívar. La característica más distintiva y peculiar de este tepuy de 2.300 metros de altura es la presencia de simas casi perfectamente circulares que son un misterio para los geólogos.

Mapa del Parque Nacional Canaima, Venezuela.
Mapa del Parque Nacional Canaima, Venezuela.

Principales tepuyes de Venezuela (por estado):

Estado Bolívar:

La cadena de los Tepuyes Orientales: integrada por el Uei, Roraima, Kukenán, Yuruaní, Wadakapiapué, Karaurín e Ilú (entre 2.730 y 2.500 m snm).

Los Testigos: formado por el Kamarkaiwarai, Murisipán, Tereké-Yurén y Aparamán (entre 2.100 y 2.400 m snm).

Auyán-tepui (entre 2.450 y 1.650 m snm), enorme meseta inclinada, desde el sur hasta el norte, que encierra en su valle interior la cascada de agua libre más alta del mundo, el Kerepakupai-merú o Salto Ángel.

Macizo del Chimantá (entre 2.650 y 1.700 m snm) representa uno de los conjuntos tepuyanos más variados y científicamente más importantes de todo el Escudo de Guayana.

Guaiquinima (entre 1.650 y 750 m snm).

Cerros Ichún y Guanacoco (entre 900 y 1.550 m snm).

Jaua-Sarisariñama (entre 1.500 y 2.300 m snm) en él se encuentran las famosas “simas”, enormes cavidades redondas de más de 300 metros de profundidad.

Estado Amazonas:

Macizo Yaví-Yutajé-Corocoro y Guanay (entre 1.600 y 2.400 m snm) es la cadena de tepuyes que forma parte de la frontera entre los dos estados Bolívar y Amazonas.

Cuao-Sipapo (entre 1.000 y 2.200 m snm) se ubica al sureste de Puerto Ayacucho, incluye al famoso Cerro Autana (1.300 m snm).

Cerro Yapacana (1.300 m snm), cerca de la confluencia del Orinoco y del Ventuari.

Cerro Parú (entre 1.000 y 2.200 m snm) se localiza en el Alto Ventuari.

Macizo Duida-Marahuaka-Huachamacare (entre 900 y 2.800 m snm) tal vez el conjunto tepuyano más bello y atractivo desde el punto de vista paisajístico. Se ubica en el Alto Orinoco.

Macizo de La Neblina-Avispa-Aracamuni (entre 1.500 y 3.014 m snm) en él se encuentra la montaña tepuyana más alta de todo el Escudo de Guayana, el Cerro de La Neblina que alcanza los 3.014 msnm.

TEPUY 10

Actualmente está prohibido realizar excursiones en los tepuyes venezolanos, salvo algunas excepciones que son autorizadas por Inparques.

Los tepuyes más antiguos tienen de 1.800 a 1.600 millones de años de antigüedad. «Eso es el triple de la mayor antigüedad conocida de cualquier fósil macroscópico», apunta Bruce Means, director de Planicies Costeras y profesor de biología en la Universidad de Florida. Como hemos dicho, son las tierras emergidas más antiguas del mundo, pero además, han estado completamente aisladas durante ese inconcebible período. A todos los efectos prácticos, las cimas de los tepuyes configuran el archipiélago más aislado de la Tierra, más aún que la Isla de Pascua, la tierra firme más lejana de cualquier otra tierra firme.

Hoy en día, el 95% de los tepuyes no han sido escalados y no conocen el contacto de los pies humanos. Es cierto que algunos han sido visitados mediante avión, globo o helicóptero, pero se puede decir que, en su conjunto, permanecen tan inexplorados como un planeta extrasolar (porque sabemos mucho más de los planetas y satélites de nuestro sistema que sobre los tepuyes). Las zonas de Venezuela, Brasil, Surinam y Guyana carecen casi por completo de mapas y por supuesto no hay caminos en cuanto a los tepuyes se refiere.

Las diferencias entre cima y base se generan, también, por los diferentes climas: mientras que al pie de los tepuyes se registra un clima tropical, húmedo y caluroso, las superficies superiores sufren temperaturas frías con lluvias abundantes.

Los tepuyes, esos silenciosos testigos del paso de incontables eras geológicas, permanecen allí como mudos monumentos a la evolución, la selección natural y el misterio del remoto pasado de la Tierra, esperando, simplemente, que el hombre se atreva a descubrirlos. El verdadero «mundo perdido», no el de la ficción del escritor, aguarda allí para brindar sus secretos a la ciencia y a la humanidad.

Sin dudas, el dedo de Dios es el mejor arquitecto y Venezuela, tierra sagrada, se llevó gran parte de su arte.

tepuy 11

SC

Artículos relacionados