EEUU sigue atizando conflicto nuclear con Corea del Norte

Esta vez le tocó el turno de continuar con las provocaciones hacia Pyonyang al Secretario de Defensa, Jim Mattis, quien dijo este sábado 28 de octubre que la amenaza de ataque nuclear misilístico de Corea del Norte se acelera, al tiempo que realiza una gira por varios países asiáticos y emite sus declaraciones desde Seúl, en Corea del Sur.

EEUU, Corea del Norte, conflicto nuclear, Corea del Sur, amenaza nuclear, crisis diplomática
Secretario de Defensa norteamericano próximo a visitar zona en conflicto de la península asiática.

Mattis se refirió al tema durante una conferencia de prensa con su homólogo sur coreano, Song Young-moo, después de la Reunión Consultiva de Seguridad (SCM, por sus siglas en inglés) en la sede del Ministerio de Defensa del país aliado, acusando a Norcorea de tener ilegales e innecesarios programas misilísticos y nucleares, remarcando también que derrotarían cualquier tipo de ataque.

Como es casi costumbre ya para Estados Unidos en su actitud de autodenominados gendarmes del mundo, el vocero norteamericano señala que Corea del Norte se involucra en un comportamiento  “criminal” y que nunca aceptarán el desarrollo nuclear de Norcorea cercano a sus vecinos surcoreanos y aliados desde hace décadas. Agrega que las relaciones de colaboración tanto militar como diplomáticas entre el Pentágono y Seúl se encuentran en un estado de “nueva urgencia.”

Todo este discurso de la diplomacia se enmarca en una gira por Asia que incluye paradas en Tailandia y Filipinas para ir ganando tiempo y territorio mientras se prepara el escenario mediático para acrecentar la crisis entre ambas naciones, el Sur y el Norte.

“Quiero ser muy claro. Cualquier ataque contra Estados Unidos o alguno de sus aliados, será derrotado. El uso de armas nucleares por parte de Corea del Norte tendrá una respuesta militar masiva, eficaz y aplastante”, afirmó Mattis.

Lejos de solventar dicho conflicto, este tipo de comentarios por parte del secretario de defensa estadounidense, lo que hacen es agudizar aún más las tensiones en la península asiática.

Mientras Mattis se refiere al comportamiento “al margen de la ley” norcoreano, deja de un lado la forma como el presidente de EE.UU., Donald Trump, intensifica su retórica de la guerra. En agosto, por ejemplo, el primer mandatario gringo advirtió a Corea del Norte para que no amenazara a su país y dijo que de lo contrario se enfrentarían a “un poder de fuego y furia que el mundo nunca ha visto”.

LM

Artículos relacionados