#Análisis Escasez de agua potable también toca las puertas de Europa

Una Europa sumida en rebrotes de Coronavirus y un Estados Unidos al borde del colapso sanitario, enfrentan a un verano inusual. La flexibilización de la cuarentena para favorecer el turismo produjo un importante retroceso en el combate a la pandemia, y ahora la medida enfrenta otro problema inusitado que traen las altas temperaturas y la escasez de agua potable.

El viejo continente, habituado a los excesos heredados de sus excolonias, experimenta en estos días inusuales campañas de ahorro de agua. Ambientalistas, científicos y algunos gobiernos de la zona euro, recomiendan evitar el despilfarro de agua al lavarse los dientes, bañarse o tener agua fría en la nevera a cambio de esperar a que salga templada de los grifos.

En España, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), reportó hace una semana que ocho de los diez años más calurosos se registraron en este siglo y cinco de las seis temperaturas más altas ocurrieron en la década pasada. Europa enfrenta temperaturas extremas sumadas al problema de escasas precipitaciones. La Aemet reportó que cada década que pasa es más cálida que la anterior.

El agua potable amenaza con dejar Europa

Las altísimas temperaturas, la evaporación multiplicada por sus efectos y las escasas lluvias, aún no ubican a los países industrializados al borde de la escasez de agua, pero ya comienza a dar sus primeras campanadas de alerta. Aunque según la ONU hay agua suficiente en el planeta para sus más de 8000 millones de habitantes, 2000 millones viven sin ella.

El organismo no maneja mejores noticias para los años venideros. El cambio climático y sus consecuencias, ocasionarán problemas de agua a una de cada cuatro personas en el mundo para 2050. Y aunque la escasez de agua no afectará a Europa tanto como a sus excolonias, la zona del Mediterráneo «se calienta 20% más rápido que el resto del planeta», refleja un informe de Unión por el Mediterráneo (UpM).

El organismo reporta que los países con acceso al mar Mediterráneo ya sufren temperaturas de 1,5 grados por encima de la era preindustrial. El sur de Europa, Medio Oriente y el norte de África, ya sufren estas consecuencias.

Pobreza en gotas

De seguir el ritmo del calentamiento global ni siquiera los países ricos estarán exceptuados de sufrir limitaciones en el acceso al agua potable. Pero la relación entre pobreza y escasez de agua es una constante histórica, que sobre todo castiga al continente africano.

De las 2000 personas que no acceden al agua potable o sistemas de saneamiento, más de la mitad vive en África. Ello agrava fenómenos como las epidemias, la falta de alimentos y las migraciones masivas. Naciones Unidas estima que en los próximos 30 años unas 1000 millones de personas migren por falta de agua. Algunos de ellos podrían pertenecer al primer mundo.

Las intensas olas de calor están multiplicando la aparición de zonas desérticas, el aumento de sequías luce imparable y la escasez de alimentos crece sin parar. Para el primer mundo estos padecimientos se perciben aún lejanos, pero podrían estar muy pronto a la vuelta de la esquina.

Randolph Borges/VTactual.com

#VTactualAnálisis: Negocios y canibalismo en la ruta hacia la vacuna de coronavirus

Artículos relacionados