La política española da un giro desagradable con amenazas de muerte por correo

La mayoría de los partidos políticos españoles dejaron de lado sus diferencias el viernes para condenar una serie de amenazas de muerte enviadas por correo al ministro del Interior, al director de la Guardia Civil y al líder de un partido político de izquierda.

Pero el asunto provocó un agrio enfrentamiento entre el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, destinatario de una de las cartas, y el candidato de extrema derecha en unas próximas elecciones regionales en Madrid, que puso en duda las amenazas.
La líder del partido Vox en Madrid, Rocío Monasterio, dijo estar en contra de “todo tipo de violencia”, pero se negó, durante un debate radiofónico, a retractarse de unas declaraciones anteriores en las que afirmaba no creer en la versión de su contrincante.

Como resultado, Iglesias y otros dos candidatos de izquierda se negaron a seguir hablando con la política de extrema derecha, y el debate terminó abruptamente.

Las amenazas se entregaron en sobres llenos de balas y se acompañaron de cartas anónimas en las que se exigía a los tres funcionarios que abandonaran sus cargos o se amenazaba claramente a los destinatarios y a sus familiares.

Iglesias, que recientemente dejó de ser uno de los cuatro vicepresidentes del Gobierno español para presentarse a las elecciones del 4 de mayo en Madrid, publicó una foto en Twitter en la que se veían las cuatro balas que, según él, llegaron dentro del sobre y la carta dirigida a él en la sede del Ministerio del Interior en Madrid.
“Has dejado morir a nuestros padres y abuelos”, decía la carta publicada por Iglesias, y añadía: “Tu mujer, tus padres y tú estáis condenados a la pena capital. Tu tiempo se está acabando”.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y su nombrada, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, recibieron cartas similares.

“Tenéis 10 días para dimitir. El tiempo de reírse de nosotros ha terminado. Policía Nacional. Guardia Civil”, decía la carta dirigida a Grande-Marlaska, según la agencia de noticias privada Europa Press. El ministro del Interior supervisa ambos cuerpos policiales.

Monasterio, del partido Vox, había dicho que no creía que el gobierno español o Iglesias estuvieran diciendo la verdad sobre las cartas amenazantes.

 

 

Artículos relacionados