#VTentrevista Súper alimentos para defender la nutrición de venezolanos

El bloqueo contra Venezuela no da tregua, pero eso al país latinoamericano no le importa. Y es que en los últimos cinco años, mientras que las sanciones se recrudecían, las alternativas para superarlas se multiplicaban.

Una de estas alternativas surge del Gobierno venezolano y se desarrolla a través del Instituto Nacional de Nutrición (INN), que trabaja en el análisis de la situación alimentaria del país. A partir de la asesoría de este organismo, surgen estrategias para seguir garantizando la alimentación como un derecho del pueblo.

Al frente del INN se encuentra Marilyn Di Luca, quien desde el año 2016 lidera un equipo de trabajo orientado a impulsar una nueva cultura alimentaria y a transferir conocimientos y herramientas a las comunidades, para empoderarlas en el proceso productivo.

En entrevista exclusiva para VTActual.com, Di Luca destaca que el trabajo del INN también se basa en el diseño de estrategias que le permitan al gobierno garantizar que la mayor cantidad posible de ciudadanos tengan acceso a los nutrientes necesarios para su dieta.

En esas estrategias priorizamos la atención a grupos vulnerables como lo son niños, niñas, embarazadas, mujeres que amamantan y adultos mayores. Para ello establecimos tres lineas de trabajo, una de ellas tiene que ver con la educación nutricional e involucra a todas las estructuras organizativas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y a los Consejos Comunales para lo que tiene que ver con una alimentación alternativa que privilegia la producción nacional”, explica.

Asimismo, refiere que en esa línea de acción brindan herramientas para alternativas de producción local y transformación de alimentos artesanales, que tributen a la alimentación soberana. Para ello utilizan como guía al trompo de los alimentos que detalla los aportes nutricionales que genera el esquema alimenticio propio de Venezuela.

Una segunda línea de trabajo es la relacionada con la formación. Actualmente, el INN cuenta con la Escuela Venezolana de Alimentación y Nutrición que ofrece un Programa Nacional de Formación (PNF) denominado Cultura Nutricional y Seguridad Alimentaria. El ciclo de graduación de la primera cohorte de este PNF inició en enero.

El tercer campo de acción del INN se apoya en la investigación. Esta institución realiza diferentes análisis bioquímicos a los alimentos para conocer su composición nutricional.

También ofrecen asesorías para el etiquetado nutricional de productos alternativos y poseen un laboratorio en formulación de alimentos estratégicos basados en la filosofía 4S (Sano, Sabroso, Seguro y Soberano), con la intención de que contribuyan con la salud y el bienestar del pueblo.

“En esta línea tenemos todo un catalogo de productos que aportan nutrientes básicos y fundamentales como calorías, proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales, priorizando las necesidades de los grupos vulnerables”, detalla Di Luca.

Fue a partir de este componente de formulación de alimentos que se desarrollaron los dos productos emblemáticos de la institución: la Nutri Chicha y el Nutri Cereal, hechos a base de arroz sembrado en el territorio nacional.

Ambos artículos se mezclan con leche, azúcar, vitaminas y minerales, para ofrecer un alimento completo a las familias. Aunque la composición es parecida, el Nutri Cereal está dirigido a niños menores de seis años para que funcione como un apoyo en la alimentación complementaria.

El INN también distribuye la Betagalleta, un producto enriquecido con vitaminas y minerales, hecho con materia prima de producción nacional, que aporta nutrientes esenciales para los grupos vulnerables y está tipificada como merienda enriquecida.

A diferencia de la Nutri Chicha y el Nutri Cereal, que son producidos bajo la supervisión del INN, la Betagalleta es un producto hecho por empresas aliadas al Ministerio venezolano para la Alimentación.

Tres proyectos para garantizar un derecho

De acuerdo con Di Luca, el INN también trabaja en la identificación de las víctimas del bloqueo y a partir de ese enfoque impulsa planes de atención especializados. Actualmente cuentan con tres proyectos: uno de atención territorializada, basado en estadísticas que se desprenden de un diagnostico hecho en conjunto con el movimiento Somos Venezuela, las Bases de Misiones y el Estado Mayor de los Clap.

En este plan, denominado “Dale la vuelta a tu alimentación” se suministra a núcleos familiares identificados como vulnerables un combo de alimentos que contiene un aproximado de 1800 calorías.

También se atiende de manera especializada; en conjunto con la Unicef, la Organización Panamericana de la Salud y la FAO, a niños menores de cinco años, a quienes además del combo de alimentos se les entregan kits terapéuticos que aportan proteínas, vitaminas y minerales.

Otra de las iniciativas ofrece platos servidos en comedores populares, en donde se suministra alimentos a embarazadas, mujeres que amamantan y adultos mayores.

El tercero de los proyectos se basa en la educación y recuperación nutricional de los venezolanos afectados por el bloqueo. En este programa, que funciona como una especie de internado, se atienden a lactantes, embarazadas y niños diagnosticados con déficit nutricional por un período de 30 a 45 días.

Una semilla para tributar a la soberanía

Con apenas dos años de instalada, la Planta de Producción y Experimentación Nutri Vida Gigante Chávez ha logrado la manufactura de más de mil 200 toneladas por mes de mezcla de polvos para Nutri Chicha y Nutri Cereal.

Esta planta, ubicada estratégicamente en San Juan de los Morros (estado Guárico) donde hay una alta producción de arroz, espera producir en breve dos mil 400 toneladas de producto para garantizar que los cereales bandera del INN continúen siendo un complemento del Programa de Alimentación Escolar (PAE).

“Para ello, el 16 de octubre pasado el presidente Nicolás Maduro aprobó un nuevo aporte financiero. Un mes después, en noviembre de 2019, inició la primera fase de ese proyecto en el que se priorizó a los niños y niñas menores de seis años (que son alrededor de un millón 200 mil a nivel nacional) para los que se requieren 700 toneladas al mes de cereal”, detalla Di Luca.

Asimismo, la presidenta del INN explica que se instituyó la regionalización del proyecto y el establecimiento de alianzas con el sector privado para generar auto abastecimiento por regiones. Allí intervendrán cuatro empresas privadas y dos públicas, entre ellas Lácteos Los Andes. Esto permitirá atender a cuatro millones de niños de educación primaria en todo el país.

Andreina Ramos Ginés/ VTActual.com

Medio Oriente epicentro de la paz o la guerra

Artículos relacionados