InicioDestacada#VTentrevista José Garcés: La llamada hiperanomia no es más que un reacomodo...

#VTentrevista José Garcés: La llamada hiperanomia no es más que un reacomodo en el Estado

De acuerdo con la socióloga Mariclen Stelling, Venezuela está atravesando una crisis multidimensional – política, económica y de valores – que alimenta lo que ella denomina “hiperanomia”: una situación de hiperflexibilidad y de transitoriedad permanente que alienta el desconocimiento de las normas y alimenta un canibalismo social donde “todo vale” para subsistir… o para enriquecerse.

VTactual conversó en exclusiva con el psicólogo José Garcés sobre el tema. Para él, el concepto de Anomia acuñado por Durheim es bastante amplio y se presta a varias interpretaciones. Opina que este autor se refería a las conductas que rompen la normativa de la estructuración de un Estado, tratando así de desestructurar el “Contrato Social”, por lo que la misma sociedad corre el riesgo de desparecer.

En Venezuela el orden es impuesto por “clanes”

Garcés considera que lo que se vive en el país suramericano es un reacomodo en el Estado, en el que se están produciendo nuevas normativas e incumpliendo otras preexistentes:

“Un análisis detallado de cada caso puede hacernos dirigir nuestras pesquisas a la existencia de una Anomia. Sin embargo, los ejemplos que me vienen a la mente no refieren Anomia, sino la estructuración de normativas en grupos que se constituyen como “Clanes” como los motorizados y los ‘Camioneteros’. Cuando los dueños de unidades de transporte, comúnmente llamados Camioneteros, aumentan unilateralmente el pasaje, no se trata de una conducta anómica sino de la reproducción  de las ideas  dominantes. Debemos recordar al Presidente Mao. ‘Las ideas dominantes en una sociedad, son las ideas de la clase dominante’. Por eso, cuando los Camioneteros unilateralmente aumentan el pasaje, no es anomia, es la reproducción de un contrato social, donde un actor social (los transportistas) ignora olímpicamente las regulaciones del Estado, y por otra parte hay un Estado que no se hace respetar

Los transportistas son un clan poderoso que impone sus normas a la sociedad

Stelling asegura que la crisis valorativa, social, cultural y psicológica del venezolano es solventable muy a largo plazo porque hay que reconstituir la convivencia desde el punto de vista de los valores ¿Realmente ha habido un cambio significativo en la idiosincrasia del venezolano?

A mi parecer un pequeño grupo social ha incurrido en una conducta anómica, y este sector está circunscrito al sector de la ultraderecha que ha tratado de romper el tejido social.  Pienso que existe un grupo de personas que se dedicó  a alterar el orden social, con mayor o menor intensidad, que conforma un abanico de conductas cuyo objetivo es romper el “Contrato Social”, y que va desde las “Guarimbas” hasta la conformación de un Estado paralelo con Presidente añadido. Y cada vez que este pequeño sector social, no alcanza sus objetivos, rompe más el tejido social. El último ejemplo lo demostró el Sr. Guaidó con la pérdida de la Presidencia de la A.N. En vez de aceptar el contrato social, lo que hizo fue romperlo más, e hizo una A.N. Paralela.

La instalación de una Asamblea Nacional paralela a la existente es un claro ejemplo de las acciones de un sector minoritario que busca romper el contrato social y sumergir al país en una situación de verdadera anomia.

Algunos sostienen que Chávez y el chavismo instauraron la práctica de crear instituciones paralelas. Por ejemplo, nacieron las Misiones Sociales como estructuras paralelas para contrarrestar la ineficiencia de las instituciones heredadas de la IV República. El gobierno ha creado “Protectorados” en los Estados donde el chavismo ha perdido las elecciones ¿Por qué esos paralelismos no han generado la sensación de desorden que impera en la actualidad?

Como vemos, la sensación de anomia, ocurre cuando un actor intenta romper el contrato social que implica convivencia, paz, desarrollo, etc. un Gobierno paralelo y auspiciado por Washington, que busca cada vez más y mayores sanciones para el país, genera caos, desorden y confusión. Pero una estructura paralela que busca alimentar al pueblo, como la Misión Alimentación y sus Clap, o un protectorado que desarticula bandas criminales  – cosa que no hace la Gobernación de ese estado y esto genera paz entre los ciudadanos – ayuda a la conformación del tejido social, aunque sea una estructura paralela.

A su juicio ¿Qué deberían hacer las autoridades para superar la sensación de desgobierno que impera en la población?

Pienso que el Gobierno debe presentarse con mayor energía en algunos órdenes. Por ejemplo, creo que la SUNDEE debe tener mayor eficacia. Sin embargo, la imagen de un estado fuerte la proyecta en algunos renglones. Las alcaldías deben regular a los concesionarios en las rutas de transporte.  El SENIAT es un órgano que se percibe como efectivo y con fortaleza. El Grupo FAES ya es percibido como un órgano infranqueable para la delincuencia. El enfrentamiento reciente en la autopista dio cuenta de ello. Dieterich decía que la Coherencia es un elemento que despliega el líder de cualquier imperio ¿Qué es la Coherencia? Pregúntenle a cualquier Matón de barrio. No podemos negar que al Gobierno le ha faltado mayor coherencia en su ejercicio.

¿Cree que la crisis de valores o anomia social es la peor cara del bloqueo impuesto por los EEUU?

De lo que he señalado con anterioridad se desprende que no creo que estemos viviendo una crisis de valores, creo que lo que hemos permitido es la reproducción de estructuras de poder. “Las ideas dominantes en una sociedad son las ideas de la clase dominante”.  Los estudios de la conducta en condiciones de desastre y alto estrés refieren que las conductas que mayormente se ejecutan en esas condiciones son las conductas de solidaridad y sinergia. Contrario a lo que nos vende Hollywood en donde sus películas nos muestran que la “Gente es mala”, como en aquella escena de “Titanic” en donde el “malvado novio de la muchacha” le quita un bebé de sus brazos a una madre para poder irse él en un bote salvavidas. Eso es lo que menos sucede en la vida real. En la realidad lo que aparece espontáneamente es el apoyo mutuo. Simplemente bástenos recordar a los venezolanos durante los apagones. Unos, muy poquitos trataron de  aprovecharse de la situación, pero muchos se apoyaron mutuamente.

Durante el sabotaje al Sistema Eléctrico Nacional las conductas que prevalecieron fueron las del civismo y la solidaridad

Al solicitarle a José Garcés una recomendación sobre cómo sobrellevar esta situación de desorden sin sucumbir al canibalismo social, dijo sin vacilaciones: La organización popular es la única alternativa para que la sociedad pueda comenzar a ejercer el Contra-Control y de esta forma comenzar a ejercer el papel principal en la obra de la “Democracia participativa y protagónica.

Enza García Margarit/VTactual.com

Stelling advierte que la sociedad venezolana sufre de hiperanomia

 

LEE Más

spot_img