«Nos encariñamos»: confesión de un cura pedófilo en Venezuela

Un sacerdote de nacionalidad española fue sorprendido por autoridades venezolanas y posteriormente puesto a la orden de la justicia, cuando se disponía a cometer abuso sexual contra una niña de 12 años, en un vehículo que se encontraba estacionado en la vía pública en la ciudad de Maracaibo, al noroeste del país.

De acuerdo con la información suministrada por el Ministerio Público, el párroco de la iglesia María Inmaculada de Maracaibo, Iván Marino Pedial, de 35 años, se encontraba residenciado en el país desde hacía tres años y durante ese lapso, mantenía una relación inapropiada con la menor.


“En la noche de ese día, los funcionarios de la brigada motorizada de la policía del estado Zulia, patrullaban por las inmediaciones de la calle 57 con avenida 13 de la urbanización La Trinidad, cuando avistaron un vehículo Volkswagen que estaba estacionado, donde se encontraban Marino Pedial y la víctima”, indicó el MP.

Por su parte, el acusado admitió su culpabilidad, además manifestó que mantenía una relación amorosa con la menor. «Nos encariñamos, y una cosa llevó a la otra y sucedió eso, estábamos en el juego, en las caricias y una cosa llevó a la otra», en este sentido, el cuerpo de investigaciones no descartan que existan otras víctimas, ya que el sacerdote utilizaba su imagen como religioso para acercarse a los menores de edad y cometer los actos delictivos.

Las redes sociales también sirvieron para recabar evidencias que corroboran los delitos perpetrados por Iván Marino Pedial, ya que través de Facebook, la menor mostró los regalos que le hacía el sacerdote y la relación que mantenían ambos, por su parte, el religioso consensuaba estos mensajes.

YR

Mayell, la coreografía de un asesino

Artículos relacionados