Contrabando en jaque tras apertura de frontera colombo-venezolana

Apertura de la frontera: un punto más para el gobierno de Venezuela y uno menos para los paracos

Hace pocos días el Presidente Nicolás Maduro ordenó la reapertura de los pasos por los tres puentes: Internacional Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y La Unión.

La orden, que inicialmente fue solo para el paso a pie, logró que las autoridades colombianas destruyeran los puentes ilegales sobre el río Táchira y la Policía Nacional de Colombia tomara el control de las trochas ilegales.

Ante la decisión, al gobierno de Iván Duque no le quedó de otra que desmontar el negocio de las trochas dirigido por los paramilitares. Ahora, con la mirada del mundo encima, las autoridades colombianas piden a las personas que transiten por el Puente Internacional Simón Bolívar.

El protector del Táchira, Freddy Bernal, informó que la Policía Migratoria llevará un registro del flujo migratorio venezolano junto con el Saime y la instalación de capta huellas para facilitar el proceso, de esta manera se evitará el transito ilegal y la especulación sobre las cifras migratorias.

Ante la medida quedaron el evidencia las irregularidades del paso ilegal por el lugar, al conocer que los paramilitares cobraban entre 5 mil y 10 mil pesos para permitir el paso por trochas. Sin embargo, muchos viajeros se niegan a tomar el paso legal, porque no cuentan con la documentación en regla.

Según las cifras de Colombia hubo muchas perdidas económicas en el comercio entre el Tachita y Cucuta durante el cierre de la frontera, sin embargo la realidad es que el negocio de los paramilitares se vio afectado porque se frenó el contrabando.

Representantes del Gobierno nacional sostuvieron un encuentro para evaluar el impacto de las políticas del Estado en la zona fronteriza, luego de la apertura del paso peatonal entre Venezuela y Colombia.

NB


Artículos relacionados