Se espera más contaminación en las zonas urbanas por el trabajo a distancia

Las personas con problemas respiratorios son más vulnerables por la quema de gas en calderas.

La contaminación del aire en las grandes ciudades podría aumentar porque mucha gente trabaja desde casa, según un informe

La quema de gas de las calderas es una fuente importante de contaminación local, que representa el 21% del total de las emisiones de NOx en todo el Gran Londres, por ejemplo. Los modelos informáticos predicen que el uso de calderas aumentará un 56% este invierno debido a los cambios en los patrones de trabajo por el COVID-19.

El informe asume que las oficinas de los trabajadores continuarán siendo calefaccionadas para el personal que aún se necesita en el lugar de trabajo. También señala que las emisiones de NOx de los coches se mantendrán más o menos igual, porque aunque menos gente va a la oficina, muchos están usando coches cuando antes habrían tomado autobuses o trenes.

El estudio del grupo de expertos ECIU advierte que el aumento previsto de las emisiones puede amenazar los objetivos de calidad del aire legalmente vinculantes del Reino Unido. Además, subraya que el aumento en el uso de energía puede incrementar las emisiones de NOx en aproximadamente un 12% en los pueblos y ciudades – suficiente para compensar el progreso de los últimos dos años en la reducción de las emisiones de tráfico.

Riesgo ambiental

El informe dice que «el aumento de la contaminación de las calderas de gas proporciona una ilustración gráfica de su olvidado papel en la contribución a la contaminación del aire». Algunas estimaciones sugieren que las facturas de energía aumentarán en promedio 32 libras al mes por el trabajo en casa.

Pero eso podría ser compensado por una disminución en los costos de los viajes al trabajo. El debate sobre la contaminación atmosférica en el Reino Unido tiende a centrarse en los vehículos de motor, pero las calderas son un factor importante en las grandes ciudades.

contaminacion
La contaminación atmosférica en el Reino Unido tiende a centrarse en los vehículos de motor.

El aire sucio de dispositivos como las calderas no mata directamente, pero se estima que en el Reino Unido contribuye a acortar la vida de alrededor de 40.000 personas al año, principalmente al socavar la salud de quienes tienen problemas cardíacos o pulmonares.

Esto no es un recuento de las muertes reales, es una construcción estadística, con mucha incertidumbre. Los asesores del gobierno dicen que el número de 40.000 podría variar desde menos de 7.000 hasta 80.000. La contaminación no sólo contribuye a las muertes tempranas, sino que también compromete la salud de las personas que sufren de enfermedades como el asma y la fiebre del heno.

Salud en peligro

En el Reino Unido, la contaminación del aire a nivel nacional a largo plazo ha disminuido en general (excepto por el amoníaco procedente de la agricultura). A pesar de la caída general, en muchas grandes ciudades del Reino Unido los límites de seguridad de las partículas y óxidos de nitrógeno nocivos – NOx – se siguen incumpliendo con frecuencia.

Los activistas esperan que los consejos locales impulsen las zonas de aire limpio para ayudar a abordar el problema. Andrea Lee, de la organización benéfica de derecho ambiental ClientEarth, expresó que el transporte por carretera sigue siendo la mayor fuente de niveles ilegales de contaminación del aire en todo el país.

«Las pruebas demuestran que las Zonas de Aire Limpio, junto con la ayuda y el apoyo a la gente para que se mueva hacia formas de transporte más limpias, son las formas más efectivas de reducir la dañina contaminación de dióxido de nitrógeno que sale de los escapes de los vehículos. El cierre redujo los niveles de algunos contaminantes, pero estamos regresando a donde estábamos, la salud de la gente necesita protección ahora más que nunca», puntualizó.

Artículos relacionados