#VTentrevista Ovilia Suárez: El Covid-19 podría detonar problemas mentales preexistentes

El brote pandémico de Covid-19 que hasta la fecha ha cobrado la vida de más de 334 mil personas y registra más de cinco millones 148 mil contagios, pudiera convertirse en un futuro problema para los servicios de salud mental, los cuales podrían verse desbordados por los efectos que esta pandemia tendrá en la psique de las personas afectadas directamente por la enfermedad o no.

En entrevista exclusiva para VTactual, la psicóloga Ovidia Suárez aseguró que las condiciones de vida generadas por el Coronavirus son el detonante perfecto para exacerbar alguna patología ya preexistente en el paciente.

Mencionó, por ejemplo, aquellos casos de personas que presentan Trastornos Obsesivos Compulsivos (TOC) relacionados con la higiene y que en este momento probablemente están presentando alguna patología de la piel por un lavado excesivo de manos.

Como en ese caso, otras personas que antes de esta crisis sufrían de ansiedad o depresión, pudieran estar al borde de un colapso por las situaciones extremas a las que la pandemia los está sometiendo.

Sin embargo, destacó que todo dependerá de la capacidad de resiliencia de cada individuo. En ese sentido, dejó claro que aunque el planeta entero está enfrentando prácticamente la misma situación, no se debe caer en el error de generalizar y asegurar que después de que todo pase todos sufriremos estrés postraumático.

«Siempre soy muy cuidadosa y trato de no generalizar sintomatologías o trastornos. Las enfermedades mentales no son algo que afecta a todos. Pensemos en lo que ocurre durante un terremoto, que es una catástrofe que afecta la infraestructura hecha por el hombre y ocasiona que los edificios colapsen. En ese colapso vas a encontrar a personas actuando de diferentes maneras: está el que llora, el que grita y está en pánico, el que no le para y evade la situación, el que se organiza y empieza a ordenar con otra gente los salvamentos, el que está en shock, el que actúa sin que lo organicen. En fin, una misma acción genera diferentes tipos de comportamiento y eso se debe a la estructura interna de cada individuo», explicó.

De acuerdo con Suárez, existe actualmente un debate a escala global en el que participan economistas, internacionalistas, filósofos, médicos y psicólogos sobre cómo será la vida después de la pandemia y que esos resultados deben ser adaptados a la realidad de cada país y a la manera en como esas sociedades se desenvuelven normalmente.

 

Los efectos neurológicos del Covid-19: un agravante

Un artículo publicado recientemente por la división de psiquiatría del Univerity College de Londres comparó los estudios hechos a los afectados por el Coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), identificado en 2012 y a la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) registrada entre 2002 y 2004, para dar luces sobre el escenario que podría esperar a los contagiados una vez se supere el brote.

Según esas investigaciones, los pacientes que lograron recuperarse de ambas enfermedades -que guardan un gran parecido con el Covid-19- presentaron afectaciones en su sistema neurológico que más adelante los hizo vulnerables a cuadros de depresión, ansiedad, estrés postraumático y fatiga.

Para los especialistas del University College de Londres las probabilidades de que esto ocurra con los contagiados de Covid-19 son bastante altas, considerando que ya se han demostrado las consecuencias que tiene la enfermedad a nivel neurológico y que incluyen síntomas como la confusión, las convulsiones o la pérdida de olfato.

Esa proyección debe estudiarse en toda su dimensión porque la cantidad de afectados por el Covid-19 se ha multiplicado exponencialmente en comparación con las víctimas que dejaron los virus conocidos como MERS y SARS, que entre los dos no alcanzaron ni los nueve mil infectados.

Pero los efectos más devastadores del Coronavirus Covid-19, reconocen los investigadores, serán los que se deriven de la crisis social que ésta pandemia ha generado y que comienzan con las largas estadías en UCI, el estrés vivido en los hospitales por el desbordamiento de los servicios sanitarios, el confinamiento y la debacle económica.

Al respecto, los especialistas piden a los Estados prestar especial atención a quienes ellos consideran como los más vulnerables entre todos los afectados por la pandemia: personal sanitario; enfermos que estuvieron aislados; mujeres, niños y adultos mayores víctimas de maltrato; personas con antecedentes de trastornos mentales o que estén cuidando a familiares enfermos.

Asimismo, abogan por el impulso de campañas informativas que le permitan a las personas encontrar herramientas para batallar contra los posibles efectos psicológicos de la pandemia.

En principio, señalan la importancia del autocuidado que no se limita a la higiene, las horas de sueño o al entretenimiento, también abarca la exploración de las emociones para poder reconocerlas, aceptarlas y trabajarlas, preferiblemente con la ayuda de especialistas si la persona se siente muy agobiada. Otros aspectos como el apoyo emocional que puede aportar la familia y la desconexión del trabajo, situaciones de estrés o noticias, también son importantes al momento de erigir una columna de apoyo para los momentos más difíciles.

Perspectiva Venezuela

La doctora Suárez, miembro del colectivo Psicólogos y Psicólogas por el Socialismo, explicó que los efectos de la pandemia en  Venezuela serán completamente diferentes a los que presentarán otros países e incluso se aventuró a señalar que frente a otras culturas, la del país caribeño lleva algunas ventajas.

«Nos hemos venido entrenando para el confinamiento porque el venezolano ya no sale como antes por la situación económica. Hemos tenido fallas en rubros y eso nos ha permitido arroparnos hasta donde la cobija nos alcance. Esto no ocurre en otros países y por eso eso será más dura su adaptación», expresó.

Igualmente, destacó que dada la historia reciente del venezolano, que ha enfrentado escenarios de guerra psicológica bastante complejos, se puede decir que los ciudadanos han dado muestras importantes de salud mental.

Una característica que se convierte en la más útil de todas, frente a la coyuntura tan dramática que enfrenta esa nación latinoamericana y que comprende desde una hiperinflación indetenible hasta un bloqueo económico unilateral impulsado por EE.UU., que ha afectado el abastecimiento de medicinas y alimentos en ese país.

Andreína Ramos Ginés/ VTactual
@aramosgines

China responde a amenazas de Trump contra OMS

Artículos relacionados