Rusia no se quedará de brazos cruzados ante amenazas de EEUU

En el marco del Foro Económico de San Petersburgo, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, afirmó que Moscú no se quedará de brazos cruzados y que reaccionará «de manera adecuada» al acercamiento de las bases de la OTAN a sus fronteras occidentales, y al aumento de sus contingentes.

El mandatario ruso se mostró «muy preocupado» ante el despliegue de los sistemas de defensa antimisiles de EE.UU., que, según él, «rompe el equilibrio estratégico en el mundo».

«Sin embargo, el mundo guarda silencio, como si no pasara nada», lamentó el presidente ruso, acusando a las grandes corporaciones mediáticas de ser cómplices de este silencio, lo que no permite a una gran parte de la humanidad conocer lo que realmente ocurre en el mundo.

«El mundo está callado como si no pasara nada: no nos escuchan, y cuando lo hacen, no transmiten nada, la opinión pública mundial vive ignorando un proceso muy grave y muy alarmante que está teniendo lugar», criticó.

El presidente ruso puso como ejemplo la excusa de EEUU de colocar un escudo antimisiles para contrarrestar la supuesta amenaza nuclear iraní. Sin embargo, tras el acuerdo nuclear con Irán ya no existe ninguna amenaza, pero la construcción del sistema de defensa antimisiles «continúa rápidamente», destacó Putin.

En ese sentido, el mandatario sugirió que si Corea del Norte renuncia a su programa nuclear o cesa la tensión en la península norcoreana, «la construcción del sistema de defensa antimisiles de EE.UU. continuará bajo otro pretexto, o sin ningún pretexto en absoluto, como pasa en Europa».

En ese sentido, cabe señalar que la OTAN, con EEUU a la cabeza, ejecutó una serie de ejercicios militares en el que participaron 4 mil tropas de la alianza junto a 500 vehículos militares, en el sureste europeo, cerca de las fronteras con Rusia.

La expansión de los sistemas de defensa antimisiles de EE.UU. agrava la situación en el mundo porque «impulsa una nueva carrera de armamentos», explicó el presidente ruso.

Putin también argumentó la razón por la cual Moscú está incrementando sus fuerzas militares en las islas Kuriles en vista al aumento de las capacidades militares estadounidenses en la península de Corea y al despliegue de sistemas de defensa antimisiles en Alaska y Corea del Sur.

«No es una iniciativa de Rusia» afirmó el jefe de Estado, y aseguró que Moscú solo piensa en la forma de garantizar su seguridad y detener la potencial amenaza, especialmente ante la posibilidad de un despliegue de tropas yanquis en las islas Kuriles del Sur en el caso de su hipotética “transferencia” bajo soberanía japonesa.

Con información de Sputnik y RT

JA

Artículos relacionados