Pericia del piloto ocasionó el Milagro de Durango

Como “un milagro” describen los supervivientes del accidente aéreo en Durango, al norte de México, el hecho de que ninguno de los 103 pasajeros del vuelo falleciera en la caída.

Aeroméxico asegura que la pericia del piloto evitó la tragedia.

La aeronave había despegado rumbo a Ciudad de México en medio de una fuerte tormenta y minutos después perdió el control y cayó todavía dentro de los terrenos aledaños al aeropuerto Internacional Guadalupe Victoria.

La mayoría de los pasajeros lograron salir de la nave por su propio pie y el equipo de bomberos del aeropuerto sofocó con rapidez el incendio causado tras el impacto.

Los casos más graves son el de una menor de edad con quemaduras en el 25% de su cuerpo y el piloto, operado de urgencia por una lesión cervical.

El avión –un modelo Embraer 190, uno de los más habituales en las aerolíneas comerciales– fue “repentinamente” afectado por una ráfaga de aire cuando estaba despegando.

18 personas permanecen hospitalizadas.

“El viento zarandeó la nave provocando que descendiera bruscamente y tocara tierra con el ala izquierda. Se desprendieron los dos motores de la aeronave y el avión se proyectó fuera de la pista, desplazándose sobre el terreno y quedándose aproximadamente a 300 metros de la zona de aterrizaje”, explicó la aerolínea.

El director general de la Aeronáutica Civil de México (DGAC), Luis Fonseca, informó que se recuperaron las dos cajas negras del avión.

En los últimos dos años se han registrado 309 accidentes e incidentes aéreos en México.

El Colegio de Pilotos Aviadores de México emitió un duro comunicado criticando la regulación de las aeronaves.

Aeroméxico -antigua aerolínea pública del país- subrayó  que la nave pasó su última revisión en febrero y cumplía todos los estándares internacionales.

ER

Leer más:

Lo que hay detrás de los últimos accidentes aéreos en el mundo

Artículos relacionados