Ecologistas instan a detener el decreto que permitiría el cultivo de maíz transgénico

El Ministerio de Medio Ambiente, impulsó un decreto presidencial que prohibía el glifosato.

Dicen que violaría las promesas de campaña del presidente

Más de 200 activistas y organizaciones ambientales y de agricultura sostenible han escrito al Presidente López Obrador para instarle a que cancele un plan que, según dicen, abrirá la puerta al cultivo de maíz genéticamente modificado y permitirá el uso continuado del glifosato, un controvertido herbicida.

En una carta abierta, los activistas y organizaciones como Greenpeace, Sin Maíz No Hay País y Alianza por la Salud Alimentaria dicen que una propuesta del Ministerio de Agricultura (Sader) que pretende servir de base para un decreto presidencial viola las promesas de campaña hechas por López Obrador.

El presidente se comprometió a prohibir el maíz genéticamente modificado y a eliminar gradualmente el uso del glifosato, el ingrediente activo del herbicida Roundup de Monsanto, cuyo efecto sobre la salud humana es muy discutido.

Según la carta, el Ministro de Agricultura Víctor Villalobos y el asesor jurídico presidencial Julio Scherer, enviaron la propuesta de Sader a la Comisión para la Mejora de la Regulación (Conamer) el viernes pasado. Los críticos afirman que la propuesta instruye a las autoridades competentes a seguir analizando la posibilidad de otorgar permisos para el cultivo de maíz genéticamente modificado.

Exhorto

Instan a López Obrador a que retire la propuesta de Scherer-Villalobos de la Conamer y a que se elabore una nueva de acuerdo con sus promesas. Los activistas y organizaciones recordaron al presidente que dijo que se interesaría mucho por las opiniones del Ministerio de Agricultura sobre los organismos genéticamente modificados para asegurar que se alineen con las suyas. Instaron a López Obrador a buscar una explicación de Villalobos y Scherer, a quienes acusan de traicionarlo.

maíz transgénico
Rechazan la propuesta que instruye a las autoridades competentes a otorgar permisos para el cultivo de maíz genéticamente modificado.

«Están buscando… traicionar su confianza, impidiéndole cumplir su palabra en el sentido de que [usted dijo] que no habrá maíz genéticamente modificado durante su gobierno y que el uso del glifosato será progresivamente proscrito hasta su total eliminación en 2024», dijeron.

La carta dice que este es el tercer intento de Sader de publicar un decreto presidencial que abra la puerta al cultivo de maíz genéticamente modificado. El ministerio también buscó la aprobación de las propuestas en junio y agosto, pero no tuvo éxito debido a la oposición del Ministerio de Medio Ambiente, entre otras razones.

Contradicción ministerial

El ex ministro de Medio Ambiente Víctor Toledo renunció a finales de agosto, unas semanas después de que se filtrara un audio en el que se le oye despotricar contra la oposición de Sader a la prohibición del glifosato y declarar que el gobierno federal está lleno de «brutales contradicciones».

López Obrador dijo a principios de septiembre que Toledo renunció por razones de salud, pero funcionarios cercanos al presidente dijeron al periódico El Universal que su renuncia estaba vinculada a sus críticas al gobierno en la grabación filtrada.

El Ministerio de Medio Ambiente, dependiente de Toledo, había estado impulsando un decreto presidencial que prohibía el glifosato y comenzó a prohibir su importación el año pasado. En su último acto como ministro, Toledo anunció que López Obrador publicaría un decreto para establecer la prohibición gradual del glifosato y otros 80 agentes químicos, así como la prohibición del maíz genéticamente modificado.

«Creo que esto marcará un hito en la historia ambiental del país», dijo. Sin embargo, queda por ver hacia dónde se inclinará el presidente. Su compromiso de no permitir el uso de organismos modificados genéticamente ha sido cuestionado desde el comienzo de su presidencia, especialmente debido a su nombramiento de Villalobos como Ministro de Agricultura y Alfonso Romo como su jefe de personal. Ambos hombres han participado en organizaciones que apoyan la industria de los alimentos genéticamente modificados.

Artículos relacionados