InicioInternacionalesIzquierda francesa afronta tarea titánica

Izquierda francesa afronta tarea titánica

Los pronósticos sobre lo que sucedería a lo interno del Partido Socialista (PS) francés se cumplieron. Ante el escaso apoyo del electorado (menos del 15 %) al presidente François Hollande, éste anunció el pasado jueves que renunciaba a la reelección y dejó la puerta abierta para que otro asumiera la candidatura de la izquierda.

Ese otro, se prevé que sea Manuel Valls, quien este lunes anunció su candidatura a las internas del PS. Las malas lenguas dicen que fue él quien más presionó a Hollande para que no fuera a la reelección, rumor que ahora cobra mayor sentido.

Valls, actual Jefe de Gobierno entregará el martes su renuncia para proceder a la campaña electoral, cuyo principal desafío es reunir a todas las fuerzas de la izquierda. Pese a que Valls lleva la delantera en los sondeos frente a los demás candidatos en las próximas primarias del PS, esos mismos sondeos señalan que será eliminado en la primera ronda de las elecciones presidenciales, y que serán los candidatos de la derecha y ultraderecha, François Fillon o Alain Juppé y Marine Le Pen, respectivamente, quienes se enfrenten en la segunda vuelta electoral.

El problema más grande que tienen las fuerzas de izquierda francesas en la actualidad es la división interna. Pese a que el PS no es exactamente un partido socialista sino más alineado a programas liberales y socialdemócratas, sí es una fuerza importante dentro del electorado de ese espectro político.

A lo interno del PS, Valls probablemente se imponga frente a los 5 o 6 candidatos que participarán, pero el problema radica fuera del partido, ya que otras figuras de la izquierda que no son del PS pero sí antagónicos a Valls, como el exministro Emmanuelle Macron y Jean-Luc Mélenchon, apoyado por los comunistas y que considera que los socialistas y la derecha francesa aplican los mismos programas de gobierno, podrían restarle votos y por ello quedar fuera de la primera vuelta electoral presidencial.

Es por ello que al presentar su candidatura, Valls hizo énfasis en la unidad de la izquierda pero ciertamente se trata de una tarea titánica, tanto por la existencia de tantos candidatos, como por las diferencias personales, políticas e ideológicas que existen entre ellos. A esto se contrapone el cierre de filas, sin fisuras, de las fuerzas de derecha y de la ultraderecha, que tienen muchos menos problemas para escoger sus respectivos abanderados.

JA

LEE Más

spot_img