Zeid Ra’ad al Hussein, el especialista en intervenciones humanitarias

Zeid Ra’ad al Hussein, es el hombre que lleva el cargo de Alto Comisionado de la ONU, y quién desde su investidura ha hecho serios señalamientos contra el gobierno de Nicolás Maduro, incitando, como ya lo ha hecho en otros países, una intervención humanitaria en Venezuela

Este hombre es un aristócrata de Jordania, miembro de una prominente familia real que gobierna ese país; hijo del Príncipe Zeid de la Casa Hachemita y de la princesa turca Fahrelnissa Zeid, y es heredero de las Casas Reales de Irak y Siria.

Su fama en la política internacional no es precisamente por el reinado de su padre, ni por su vida de príncipe, al Hussein es altamente conocido por sus oficiosas diligencias en el impulso de intervenciones internacionales bajo el auspicio de la ONU en diferentes países.

«Intervención Humanitaria», su don

Zeid sirvió durante la década de los 90 como jefe diplomático de la Unoprofor (Fuerza de Protección de las Naciones Unidas), brazo militar aliado a la OTAN que colaboró como agencia durante la guerra de Yugoslavia para la supuesta «asistencia humanitaria», «socorro de víctimas» y creación de «zonas de seguridad» en aeropuertos y zonas fronterizas de lo que hoy conocemos como Croacia y Bosnia y Herzegovina.

Unoprofor actuó en ese momento como «canal humanitario», un instrumento que la derecha venezolana pretende instaurar en Venezuela (con el apoyo internacional, llámese ONU u OEA) para ayudar a paliar la escasez de medicinas y alimentos en el país, un efecto del bloqueo financiero de Estados Unidos y Europa que la misma oposición incitó y apoyó.

En el entramado de la fulana «ayuda humanitaria» entran en juego las sanciones financieras de la Administración Trump, como parte de la intervención foránea disfrazada de «ayuda humanitaria» que justo en este momento solicita la oposición venezolana.

El fuerte de Al Hussein es precisamente el montaje de estos escenarios de intervención en fronteras y su influencia en el seno de la ONU para hacer efectiva esta medida, como parte de un «consenso» tutelado por la élite estadounidense a través de organismos multilaterales.

De las famosas «intervenciones humanitarias» de las que Zeid influyó como representante del Consejo de Seguridad de la ONU, destacan las de  Liberia y la República Democrática del Congo: par de naciones africadas azotadas por guerras mercenarias por más de una década.

El ejército de Cascos Azules de la ONU durante la «intervención humanitaria» en la República Democrática del Congo

El trabajo sucio de Al Hussein fue, otra vez, empañar de «legitimidad internacional» las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos y el Consejo de Seguridad de la ONU, fórmula mágica de este organismo para que «Estados fallidos» puedan salir de su situación.

El pasado 7 de marzo, el Alto Comisionado de la ONU cuestionó la convocatoria a Elecciones presidenciales en Venezuela y aseguró, a tono con la oposición venezolana,  que no existen «las mínimas condiciones» para poder celebrar elecciones presidenciales

Una vez más habló de una «crisis humanitaria» en el país y urgió al Consejo de Derechos Humanos(ONU) a considerar enviar una comisión de investigación para determinar «las violaciones a las violaciones a los derechos humanos en Venezuela», expresó.

Todo indica que Zeid, especialista en intervenciones militares, busca repetir la historia de Liberia, Yugoslavia y la República Democrática del Congo en Venezuela.

AMR

ONU se hace rogar para enviar misión electoral a Venezuela 

 

Artículos relacionados